(Sernac) Ante la cercanía de la celebración de Semana Santa y con el propósito de dar a conocer los precios de pescados y mariscos a los consumidores, el Servicio Nacional del Consumidor (Sernac) realizó un sondeo de precios.

El levantamiento que se realizó entre el 8 y 10 de abril, consideró precios de pescados frescos, mariscos frescos, productos en conservas y productos congelados en 28 supermercados, 19 locales del Terminal Pesquero Mersan y 28 locales del Mercado Central de Santiago (Región Metropolitana).

¿Conviene cotizar pescados y mariscos?

Sí respondieron desde el Sernac, pues existen importantes diferencias. Por ejemplo, en los pescados frescos, la mayor diferencia se encontró en la reineta, con un precio mínimo $1.800 por kilo en locales del Terminal Pesquero, mientras que el máximo fue de $5.490 en supermercados Jumbo. Es decir, una diferencia de $3.690 o 205%.

Otra diferencia importante corresponde al congrio dorado, el cual se encontró a un precio mínimo de $2.800 por kilo en locales del Terminal Pesquero; y a un precio máximo de $8.190 en el supermercados Jumbo, esto es, $5.390 o 192,5% entre el más caro y el más barato.

En cuanto a los mariscos frescos, la mayor diferencia se encontró en el kilo de almejas, con un precio mínimo de $700 en locales del Terminal Pesquero; y un precio máximo de $1.890 en supermercados Jumbo. Esto es, una diferencia de $1.190 o 170%.

Otra diferencia importante corresponde al picoroco, el cual se encontró a un precio mínimo de $1.000 el kilo en locales del Mercado Central; y un máximo de $2.499 en supermercado Unimarc. Esto es, $1.499 o 149,9% de diferencia entre el local más caro y el más barato.

Precios de la merluza

La merluza se reconoce como una de los pescados frescos de mayor consumo en la población. Al comparar sus valores, se aprecia una diferencia de $2.190 o 182,5%, con un precio mínimo de $1.200 por kilo en el Terminal Pesquero; y un máximo de $3.390 en los Supermercados Jumbo.

Productos en conservas en supermercados
Las mayores diferencias de precio se encontraron en los choritos con aceite de maravilla, Robinson Crusoe de 190 gramos, con un precio mínimo de $920 en supermercados Líder (Huérfanos 827 y Av. Américo Vespucio 6325); y un máximo de $1.419 en supermercados Unimarc (Av. Vitacura 8400 y Ramón Freire 1529). Es decir, una diferencia de $499 (54,2%).

Pescados congelados en supermercados

La mayor diferencia se encontró en el filete entero de salmón, Agrosuper de 500 gr, con un precio mínimo de $3.790 en supermercados Montserrat (Av. Gladys Marín 6950 y Av. Las Condes 9350); y un precio máximo de $5.590 en los supermercados Tottus (Pedro Fontova 5810, Avenida Kennedy 5601 y Av. Américo Vespucio 1501). Esto es, una diferencia de $1.800 o 47,5%.

Precios de pescados y mariscos frescos por tipo de comercio

A nivel de supermercados, la mayor diferencia en pescados se encontró en la corvina, con un precio mínimo de $5.990 por kilo en supermercados Tottus (Av. Américo Vespucio 7310 y Av. Kennedy 5601); y un máximo de $8.490 en supermercados Jumbo (Av. Bilbao 4144 y Av. Vicuña Mackenna 6100). O sea, una diferencia de $2.500 o 41,7%.

La mayor diferencia en mariscos se encontró en las cholgas, con un precio mínimo, de $999 por kilo en supermercados Tottus (Nataniel Cox 620 y Av. Kennedy 5601); y a un máximo de $1.490 en supermercado Jumbo (Av. Bilbao 4144), lo que se traduce en una diferencia de $491 o 49,1%.

Terminal Pesquero

En los locales del Terminal Pesquero, la mayor diferencia en pescados se encontró en la merluza, con un precio mínimo de $1.200 por kilo (locales Ana María, El Peje, El Ancla, San Lucas, Eterno Campeón y Head Fish); mientras que el valor máximo alcanzó $2.000 (local Invermar), presentando una diferencia de $800 o 66,7%.

A su vez, la mayor diferencia en mariscos se encontró en los picorocos, con un precio mínimo de $1.200 por kilo (local Estrellita); y un máximo de $1.800 (local Tío Lalo). Es decir, una diferencia de $600 o 50% más.

Mercado Central

En los locales del Mercado central, la mayor diferencia en pescados se encontró en el congrio colorado, a un precio mínimo de $4.200 por kilo (local Mareni); y a un máximo de $6.800 (local La Conchita). Una diferencia de 61,9% ($2.600).

A su vez, la mayor diferencia en mariscos se encontró en los choritos con un precio mínimo de $700 por kilo, (locales Norte Chico, Delfín Dorado y JV); y con un valor máximo de $1.200 (locales Yiyi, El Raquerio y Calamar), presentando una diferencia de $500 o 71,4%.

Conclusiones

Tras el sondeo, el Sernac entregó las siguientes conclusiones: La mayor diferencia en pescados frescos se detectó en la reineta, donde por el precio del kilo más caro, un consumidor podría comprar hasta tres kilos en el local más barato; en el caso de los mariscos frescos, como por ejemplo, en el caso de las almejas, un consumidor que vaya al local más barato puede comprar dos kilos en vez de uno y quedarse con casi $500 en el bolsillo; el precio de la merluza va desde los $1.200 a los $3.390, es decir, una diferencia de 182,5% ($2.190); en supermercados, la mayor diferencia en pescados frescos se encontró en la corvina, cuyo precio mínimo fue de $5.990 y a un máximo de $8.490; en el caso del Terminal Pesquero, la mayor diferencia estuvo en la merluza, con un precio mínimo de $1.200 y un máximo de $2.000; en el Mercado Central, en tanto, el mayor valor es pescados estuvo en el congrio colorado, cuyo precio mínimo fue de $4.200 y el máximo de $6.800.

“Con esta información en la mano, los consumidores podrán comparar con los proveedores de su preferencia y premiar a aquellos que les ofrezcan la mejor alternativa, considerando además del precio, variables como cercanía del local de compra, presentación de los productos, diversidad de servicios, comodidad, higiene, entre otros”, manifestó el Sernac, recordándole a los consumidores “comprar en el comercio establecido para que pueda disfrutar de productos de calidad que no dañen su salud y la de sus familias; evite comprar en aquellos locales que expongan alimentos resecos o con coloraciones y olores que le parezcan anormales; los pescados o mariscos congelados que se compran en supermercados deben tomarse al final del recorrido de compra, y no ponerse en contacto con alimentos calientes, como pan recién horneado u otros; por último, recuerde que los mariscos frescos deben estar vivos y cerrarse al tacto”.

Este estudio es una fotografía del momento (entre el 8 y 10 de abril), representando los valores encontrados durante el levantamiento del sondeo. Actualmente los precios pueden variar, lo que refuerza el principio de cotizar antes de comprar, concluyeron desde el Sernac.