(Comunicaciones AIP) El experto en redes Luis Giorgeti (Argentina) estuvo de paso por las ciudades de Coquimbo y Quintero (Región de Valparaíso) con el fin de asesorar a los trabajadores de las empresas agrupadas en la Asociación de Industriales y Armadores Pesqueros (AIP) sobre cómo mejorar la selectividad y eficiencia en los artes de pesca. La visita duró diez días y contempló charlas, talleres de redes y pruebas en las embarcaciones para ver cómo respondían las modificaciones en las mallas.

“La idea es que se trabaje por mejorar la selectividad de las redes y así apuntar hacia una pesca más sostenible”, comentó Giorgeti, quien además valoró los esfuerzos de la AIP en términos de inversión y adaptación a los estándares internacionales (además de la nueva normativa nacional) respecto a las particularidades que deben poseer las redes de captura.

El experto detalló que la tendencia en términos de selectividad es la instalación de un dispositivo que consiste en una malla cuadrada (con un mallero de setenta milímetros) donde va a poder escapar la fauna acompañante, que en el caso de los langostinos es la merluza. “La tendencia en casi todas las pesquerías del mundo es la malla cuadrada, es lo más selectivo”, precisó.

Al ser consultado por las propuestas que en Chile hablan de la eliminación del arrastre, Giorgeti adujo que en Argentina pescan con arrastre «porque es la única forma de capturar. Hay que entender que la pesquería de crustáceos si no es con arrastre, de otra forma es imposible. Aquí están trabajando para que no se prohíba el arrastre y estoy agradecido por poder cooperar”.

Por su parte, los jefes y trabajadores de redes de las empresas asociadas a la AIP comentaron sobre lo provechoso que ha sido la visita del experto, «toda vez que si queremos conservar la pesca hay que tratar de hacer avances y modificaciones. En este sentido, la visita del experto nos ha servido de mucho”, puntualizó Norberto Carvajal, jefe en redes de la empresa Bracpesca, quien además enfatizó en lo positivo que ha sido el cambio de redes. “Las redes nuevas son 100% mejores, son más livianas, más cómodas y se economiza en distintos aspectos, además tienen mayor selectividad y hacen menos daño al fondo marino”, sostuvo Carvajal.

Durante diez días estuvo Giorgeti trabajando en conjunto con todos los involucrados e incluso embarcándose para ver los resultados de las adaptaciones realizadas a las redes, las que consistieron en “instalar el dispositivo de selectividad en todos los equipos y adecuándolos, reemplazando cable por cable, alivianándolos y acortando malleta para tener menos barrido y menos captura de fauna acompañante”.