La salmonicultora de origen noruego Marine Harvest ASA dijo estar «complacida» en anunciar que completó la transferencia de sus centros de cultivo en las islas británicas de Shetland y Orkney a Cooke Aquaculture, por un total de 122,5 millones de libras esterlinas (US$205 millones). En la negociación, Arctic Securities ha actuado como asesor financiero y Wiersholm & Brodies como asesores legales.

El deshacerse de los activos de engorda en ambas islas británicas, que tienen un volumen de cosecha combinada de 17.400 toneladas estimadas para 2014, responde a los recursos establecidos por la Comisión de la Unión Europea (UE) al haber aprobado, en septiembre de 2013, que Marine Harvest pudiera compra Morpol.

Marine Harvest había reservado la mayoría de esos activos para la venta, con lo que el portafolio de volumen productivo establecido por la compañía no se vería afectado con la transacción. “Teniendo como base el balance final del año 2013, el aumento previsto con la venta es de aproximadamente NOK$300 millones (US$50 millones), ganancia que será determinada en detalle una vez concluida la negociación”, explicó la firma ligada al magnate Jon Frederiksen.