(Faro de Vigo) El Gobierno español acusó a Portugal de decidir adjudicarse unilateralmente el 70% de las capturas de sardina que se realizarán en aguas ibéricas sin consultarlo antes con España, que dispondría del 30% restante, a pesar de que los ejecutivos de ambos países negocian un plan de gestión conjunto a largo plazo que limite las capturas a las 20.000 toneladas anuales y permita recuperar el recurso.

Fuentes del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de España precisan que el Gobierno portugués fijó “unilateralmente” este porcentaje cuando las negociaciones para la elaboración de un plan de gestión conjunto para la conservación de la especie están todavía en marcha.

Estos porcentajes coinciden prácticamente con los que la Unión Europea (UE) pretende imponer en caso de que ambos países no lleguen a un acuerdo, y que se repartirían en función a los criterios históricos de capturas, por lo que la flota española dispondría del 28% de cuota de pesca de sardina frente al 72% de Portugal.

El Gobierno reveló al sector las intenciones de Bruselas de imponer este plan en la reunión que mantuvieron a comienzos de la semana pasada, tal y como precisó este lunes 26 de mayo el presidente de la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores, el coruñés Genaro Amigo.

El Total Admisible de Capturas que la UE impondría para la pesca de la sardina sería de 17.000 toneladas a repartir entre España y Portugal, en la que la flota española saldría gravemente perjudicada con 4.760 toneladas de cuota frente a las 12.240 de los cerqueros lusos.

El secretario general de Pesca, Carlos Domínguez, criticó a Portugal durante las jornadas de pesca sostenible organizadas por la patronal Cepesca, por anunciar “unilateralmente” un reparto de pesca de la sardina según el cual, los marineros lusos se llevarían la mayor parte de la proporción y que Domínguez atribuyó a “cifras internas” del país luso. “Nosotros negociamos con Portugal desde hace tiempo y, por eso, nos vemos sorprendidos desagradablemente porque ha puesto una cuota unilateral que no se corresponde con ningún acuerdo celebrado con España”, subrayó Domínguez.

Carlos Domínguez quiso transmitir al sector español “un mensaje de tranquilidad” y aseguró que el Gobierno defenderá la posición de la flota española y argumentará los esfuerzos que la flota nacional hizo en años anteriores para preservar la biomasa de la especie, a través de límites diarios de capturas “que otros países no acataron”.

Plan de gestión

La Junta de Galicia y el sector pesquero llegaron a un acuerdo para la elaboración de un nuevo borrador del plan de gestión de la sardina. El documento tendrá en cuenta la forma de trabajar de la flota gallega del cerco, además de considerar las características biológicas del recurso y su importancia socioeconómica.

El portavoz de la Asociación de Armadores de Cerco de Galicia (Acerga) y patrón mayor de Sada, Andrés García, explicó que el nuevo borrador incluirá medidas como los topes de capturas o el establecimiento de paros biológicos en la época de desove de la especie “en lugar de aplicar una medida tan drástica como es un plan de gestión que establezca 20.000 toneladas para toda la península Ibérica”, aseguró.

El borrador serán presentado ante el Consejo Gallego de Pesca, el Gobierno Central para luego negociarlo con Portugal. El informe preliminar de este plan será remitido al Consejo Internacional para la Explotación del Mar (ICES), que deberá dar su visto bueno.