La salmonicultora noruega Midt Norsk Havbruk decidió cosechar un centro de cultivo completo donde se detectó la presencia del virus de la Enfermedad del Páncreas (PD, por sus siglas en inglés). En total fueron alrededor de 1.000.000 de peces con un promedio de peso eviscerado de 2,7 kg.

La productora de salmónidos tomó la medida antes de recibir la orden oficial, lo que llevó a la Autoridad Noruega de Seguridad Alimentaria (NFSA, por sus siglas en inglés) a valorar la acción manifestando que iniciativas de este tipo son las necesarias para mantener la sostenibilidad no solo de la empresa sino que de la industria en su conjunto, lo que es un importante aliciente para fomentar el interés colectivo por sobre el individual.

Dichos peces, que presentaron el virus pero no casos de la enfermedad, fueron procesados en las plantas de Sinkaberg-Hansen y Nils Williksen, para luego ser comercializados en el mercado, en regla con lo estipulado en la ley.