(Agencia ABC) El Gobierno portugués prohibió por decreto todas las artes de pesca de fondo –excepto el palangre, autorizado bajo determinadas condiciones– en una superficie de 2.280.000 kilómetros cuadrados, con el fin de promover la pesca sostenible y la preservación de los ecosistemas marinos profundos.

“Esperamos que la medida, que afecta a un territorio que abarca casi cuatro veces el tamaño de la península Ibérica, sea secundada por el resto de países con interés pesquero en el área”, declaró Xavier Pastor, director ejecutivo de Oceana en Europa. “Es necesario que Portugal prohíba el arrastre de fondo y otras artes destructivas en las aguas donde más se emplean, y que emprenda otras medidas de conservación marina”, añadió el representante de la entidad ecologista.

Portugal también pretende contribuir al registro de información sobre los ecosistemas marinos vulnerables (EMV), ya que el decreto establece la recogida obligatoria de una muestra de corales y esponjas en caso de captura accidental.

“La iniciativa de Portugal permitirá proteger valiosos EMV del Atlántico Nordeste; singulares y frágiles reservorios de biodiversidad, claves para el refugio, reproducción y alimentación de muchos otros organismos”, añadió Ricardo Aguilar, director de Investigación de Oceana. “Además, aumentará la información existente sobre ellos, que en la actualidad es muy limitada y dificulta gestionarlos de manera eficaz”, dijo Aguilar.

El decreto aprobado será presentado en la próxima reunión de la Comisión del Convenio sobre la Protección del Medio Marino del Atlántico Nordeste (OSPAR), la cual tendrá lugar durante la última semana de junio en Cascais (Portugal).