Ayer miércoles 11 de junio se realizó un seminario-taller del Consejo de Competencias de la Industria Acuícola-Salmonera (CCA), liderado por SalmonChile A.G., donde se difundieron los resultados del “Estudio de Inteligencia del Mercado Laboral”, el cual fue elaborado por el equipo del Programa Clúster y Territorio del Departamento de Ingeniería Industrial de la Universidad de Chile.

La idea de este trabajo era diagnosticar y proyectar las brechas de capital humano existentes entre la oferta y la demanda de formación, (educación  formal y capacitación), que requerirá la industria acuícola en los próximos años.

La secretaria ejecutiva de la instancia, Sandra Ulloa, se refirió a los avances del Consejo, el cual se conformó en diciembre de 2012 cuando se suscribió convenio de colaboración con tres ministerios (Mineduc, Minecon y Mintrab). Su objetivo es identificar el desarrollo del capital humano de la industria salmonicultora para adecuar la oferta de formación con la demanda del mercado laboral.

En su directorio participan empresarios del sector, representantes de los trabajadores y un experto en educación.

Luego, el sociólogo y Magíster en Investigación Social y Desarrollo de la Universidad de Chile, Sebastián Depolo, dio a conocer un resumen de los resultados del estudio. En cuanto al escenario de negocios, sostuvo que desde el 2016 en adelante la producción debiera verse incrementada por el ingreso con mayor fuerza de la producción proveniente de la Región de Magallanes.

Brechas identificadas

De acuerdo con Depolo, se puede concluir que en los próximos años se mantendrán las actuales tasas de ocupación de las regiones salmonicultoras, todas ellas en pleno empleo. Asimismo, dijo que es factible afirmar que hoy existen brechas cuantitativas significativas de capital humano y la estimación de crecimiento para los próximos años es menor a los dos dígitos, por lo que es mucho mas relevante el incremento cualitativo de la relación formación/empresa vía capacitación permanente que un crecimiento cuantitativo de la matrícula en formación secundaria  terciaria la que muestran signos de estancamiento o franco descenso.

Conclusiones y recomendaciones

Según el ejecutivo de la Universidad de Chile, las tendencias llevan a la estabilización o leve crecimiento de la producción en los próximos años y a su expansión territorial. Lo anterior no necesariamente irá aparejado de un crecimiento en el empleo, sino de su especialización. “La demanda por un nuevo personal se concretará principalmente en los segmentos menos calificados de la cadena de producción en tanto la especialización terciaria y de posgrado se trasladará (en menor número) a las empresas de la red de proveedores especializados”, afirmó.

Lo anterior -dijo- hace necesario fortalecer el vínculo industria/educación con especial énfasis en educación media técnico profesional, como vía de acceso al sector productivo y de socialización del estilo de vida y trabajo que implica la producción acuícola. “La educación técnico profesional en las especialidades acuícolas se ha visto, proporcionalmente, menos impactada en la reducción de matrícula en los últimos años”, agregó Depolo.

El sociólogo añadió que es necesario analizar la viabilidad de desarrollar planes de carrera en la industria, en modalidades duales a lo largo de la vida laboral. ”Para enfrentar las demandas de nuevo capital humano se hace necesario diferenciar el diseño de estrategias por región, a partir de la realidad de cada zona, en sintonía con una visión general del territorio acuícola, se requiere difundir y socializar el trabajo del CCA”, afirmó.

De esta forma, el experto recomendó materializar un sistema de información online de actualización anual, focalizado en los estudiantes de educación media y superior con información que oriente las decisiones de estudio y la oferta de las instituciones. “Las compañías deben facilitar más proactivamente la capacitación como estrategia de retención y desarrollo de su capital humano. Hoy existe la percepción en las organizaciones sindicales de que esto no ocurre”, afirmó.

Además, agregó que se hace necesario construir mejores mecanismo de colocación de egresados y de experiencias educativas que tempranamente concreten la formación con el quehacer industrial. “También, se necesita una estrategia de comunicación del horizonte de desarrollo de la industria a la opinión pública, dado que aún se percibe una importante inestabilidad respecto a la presencia de esta actividad productiva en el territorio acuícola”, enfatizó.

Aseguró que se requiere una revisión de los estándares de la industria en materia laboral y políticas de personal, ya que a juicio de los informantes, en especial de los trabajadores, existe la percepción de poca estandarización. “El Consejo de Competencias debería liderar el proceso de diálogo tripartito en la industria: empresas, trabajadores y autoridades para asegurar la productividad del trabajo en el territorio acuícola”, comentó.

A nivel institucional, recomendó que el Consejo de Competencias de la Industria Acuícola Salmonera debería diseñar un plan estratégico que le permita ser capaz de guiar  el desarrollo sustentable de la relación formación/trabajo, mediante acciones que materialice el cierre de brechas de competencias de capital humano, el vínculo entre empresas e instituciones de educación y la construcción de proyectos conjuntos.

Este plan debe ser realizado de manera participativa; debe ser regionalizado en su elaboración e integrado a nivel territorio acuícola; debe ser capaz de construir una agenda de mediano plazo que reduzca los juicios negativos y las incertidumbres del trabajo en el sector; debe tener hitos y logros concretos y finalmente debe fortalecer el actuar conjunto de los actores, en especial de las empresas para el potenciamiento y réplica de las buenas prácticas encontradas.