(Panamá On) Con el objetivo de conocer el alcance e impacto que tienen la asistencia técnica, la capacitación y la innovación tecnológica en Colombia, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) en cooperación con la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (Aunap) y el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR) reunió a representantes del subsector de la acuicultura en una jornada de intercambio de saberes.

Durante el encuentro, los asistentes discutieron alternativas para favorecer el desarrollo de todos los eslabones de la cadena acuícola, y obtener insumos que permitan trabajar en la formulación de un programa de extensionismo acuicultor a nivel nacional, que responda a las necesidades del sector y ayude a la adecuada utilización de su potencial en Colombia, entendiendo el contexto social, económico y ambiental.

La iniciativa busca generar un sistema de extensión que llegue directamente a las comunidades, avanzando en esquemas de asociación, cooperativismo y formalización de los pescadores para generar mayores oportunidades en acceso a incentivos y programas del Gobierno, la investigación y el desarrollo en la adopción de pedagogías y educación al proceso de extensionismo, además de la generación de factores de gestión del conocimiento integral y la vinculación de las instituciones para estimular el crecimiento del subsector.

«El extensionismo acuícola debe enmarcarse en el respeto por el medio ambiente y el uso razonable de los recursos. En este sentido, no debe entenderse solo como asistencia técnica, hay que tener en cuenta que los mercados actuales y el desarrollo social, deben reducir la pobreza rural y garantizar la seguridad alimentaria», afirmó Iván León de la Oficial Nacional de Programas de la FAO.

Al finalizar el encuentro, los participantes resaltaron que es necesario desarrollar metodologías participativas según las necesidades de la comunidad y que permitan el rescate del saber tradicional. A la vez resulta prioritario definir si el fomento a la acuicultura se está orientando a cubrir seguridad alimentaria o a la comercialización.

Se concluyó que una de las brechas a superar es la falta de coordinación interinstitucional, de continuidad en el desarrollo de procesos e inversión económica para el sostenimiento de los proyectos. De igual manera, se sostuvo que la desactualización de la información relacionada con pesca y acuicultura limita la acción con las comunidades.

Martha Lucía de la Pava, coordinadora del Programa de Pesca y Acuicultura de la FAO, resaltó que «se debe apostar por una acuicultura responsable con el medio ambiente y las comunidades, incluyente con la diversidad cultural, enfoque diferencial, que favorezca a las familias rurales que han sido afectadas por el desplazamiento forzado de sus territorios y que requieren de un acompañamiento por parte del estado de los programas en extensionismo, enfocados a un desarrollo integral donde el ser humano participe de forma activa en los procesos», puntualizó Lucía de la Pava añadiendo que con la cooperación de la entidad de las Naciones Unidas, Colombia inicia el camino hacia el desarrollo de su acuicultura.