(Agencia EFE) La industria pesquera cubana cayó casi un 80% en las últimas tres décadas al pasar desde las 200.000 toneladas de pescado que se comercializaban en la isla en los años ’80 a solo 37.000 toneladas en 2013, informó este viernes 1 de agosto el diario oficial Granma.

Casi el 70% del pescado que comercializó Cuba el año pasado provino precisamente de la acuicultura, un sector al que han apostado las autoridades ante la sostenida crisis de la industria y las importaciones de productos marinos.

El periódico resaltó este viernes la paradoja que representa para los cubanos el vivir en una isla donde acceder al pescado «es casi un lujo», y admitió que esa escasez es una «incógnita» para muchos.

Funcionarios del sector informaron a Granma que entre las principales causas de la reducción están la pérdida de las principales zonas de pesca del país en aguas internacionales, la sobreexplotación de la plataforma cubana y la disminución de las importaciones.

En la década del ochenta esas tres fuentes proporcionaban a la isla más de 200.000 toneladas de pescado al año para su comercialización.

Los especialistas apuntan a la caída del bloque soviético y la crisis económica que sobrevino para Cuba como un factor de peso en la pérdida de las flotas que operaban en aguas internacionales.

Por otro lado, las importaciones bajaron drásticamente en los últimos años debido al alza de los precios en el mercado internacional.

En 2004, por ejemplo, Cuba adquirió 61.000 toneladas de pescado, mientras que el año pasado solo compró 5.000 toneladas, de las que casi un tercio fue destinado al turismo.

Juan José Menas, un funcionario del sector, precisó a su vez a Granma que la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de la isla «no es pródiga en peces», por lo que existen políticas regulatorias para la captura.

«La encargada de compensar de alguna forma dicha contracción» es la acuicultura, destacó el diario, tras subrayar la tendencia creciente que ese tipo de producción ha tenido en los últimos años.

La pesca furtiva con fines de comercialización también se presenta como un problema para el sector, según el diario, ya que esos «robos alcanzan aproximadamente el 20% de las capturas».

Datos de la Oficina Nacional de Inspección Pesquera sostienen que en 2013 se aplicaron multas por valor de casi cuatro millones de pesos cubanos (unos US$166.000) y los decomisos ascendieron a 119 toneladas.

De acuerdo con datos oficiales, más de 18.600 personas trabajan en embarcaciones comerciales privadas en la isla, casi seis veces el total de pescadores que agrupa el sector estatal, y más de 17.600 realizan pesca deportiva.