Luego que Estados Unidos y la Unión Europea (UE) decidieran aplicar sanciones económicas a Rusia, la nación presidida por Vladimir Putin anunció la prohibición y/o limitación de las importaciones por un año de productos agrícolas, materias primas y alimentos provenientes de ese país y el bloque, respectivamente, además de los aliados de estos.

Entre las naciones que verían cerradas las fronteras del mercado ruso es Noruega, mayor productora de salmónidos en el mundo y que en el territorio euroasiático tenía una importante plaza para sus exportaciones por este concepto.

Y los efectos de la decisión de Moscú ya se comenzaron a sentir en las Bolsas internacionales. Fue así que Marine Harvest ASA, cuyas cosechas de salmón y trucha la posicionan como la principal salmonicultora a nivel global, vio caer sus acciones en la Bolsa de Valores de Oslo (Noruega) en un 12% durante la jornada de este jueves 7 de agosto.

Eso sí, la firma de origen noruego mantiene operaciones en Chile, país latinoamericano llamado a ser uno de los protagonistas en el abastecimiento a Rusia de productos provenientes de la pesca y la acuicultura.