Con el objetivo de desarrollar habilidades científicas en niños y niñas que presenten afinidad por la ciencia, para que sean capaces de indagar y comprender el entorno acuático cercano a su comunidad escolar, se desarrolla el proyecto financiado por Explora Coniyct “Mi entorno acuático nos cuenta”, el cual es ejecutado por la Universidad Austral de Chile (UACh), sede Puerto Montt.

De acuerdo con lo detallado por la UACh, la iniciativa se desarrolla a partir de una serie de talleres científicos con los alumnos, los cuales se iniciaron la primera semana de agosto con el tema “¿Cuál es la importancia de nuestros recursos acuáticos?”, en cuatro establecimientos de la Provincia de Llanquihue: la Escuela Libertad, la Escuela San José de Calbuco, la Escuela rural de Pelluco y la Escuela rural de Chamiza.

De igual forma, el pasado lunes 11 de agosto se realizó el segundo taller del proyecto con el grupo del Programa de Integración Escolar (PIE) de la Escuela Libertad, el cual consistió en una observación científica en la bahía de Puerto Montt, navegando alrededor de isla Tenglo. En la ocasión, los estudiantes fueron acompañados por un grupo de seis docentes del programa de la escuela, junto con los y las monitoras que ejecutan el proyecto, pudiendo observar la diversidad de aves, mamíferos y actividades extractivas típicas de la zona, entre otros.

Por último, el pasado miércoles 13 de agosto se realizó el taller número 2, llamado “Jugando a ser científicos en terreno”, esta vez con el séptimo año de la Escuela Libertad. La actividad se realizo en el “Humedal La Paloma”, que se ubica en la ciudad de Puerto Montt, ocasión en que cada grupo recolectó información de acuerdo con su componente elegido (flora-fauna acuática, flora- fauna terrestre, componente histórico, características hidrológicas y físicas del entorno) y, para así caracterizar su entorno acuático.

La directora alterna del proyecto y monitora del programa, Thamara Matamala, comentó respecto a la ejecución de los talleres: “con este proyecto intentamos fomentar la curiosidad de los niños y niñas, que descubran y comprendan los elementos y las relaciones que se establecen en sus entornos acuáticos, para generar así una noción más amplia y con mayor conciencia sobre su medio ambiente y que en un futuro cercano tiendan a conservarlo y protegerlo”.