(Estrategia) Positivas son las perspectivas que tiene para este año la salmonicultora de los grupos Sarquis y Yaconi-Santa Cruz, Blumar Seafoods. Según su gerente general, Gerardo Balbontín, este año la compañía está acelerando sus planes y debería producir 38.000 toneladas de la especie Atlántico y cerca de 6.000 toneladas de trucha, completando unas 44.000 toneladas.

En 2013, la firma anotó 28.800 toneladas de salmón Atlántico y 8.800 toneladas de trucha, quedando en 37.600 toneladas, con lo que el crecimiento para el ejercicio en curso será de 6.400 toneladas en total. Lo anterior, de acuerdo con el ejecutivo, a causa de una combinación virtuosa de una mejora en los precios de venta y una disminución en los costos que en los últimos meses se habían transformado en un problema para la industria en general.

En cuanto al tema sanitario, el gerente general de Blumar admitió que la preocupación se mantiene pese a las mejorías considerables que se han visto en relación con lo ocurrido en 2013, sobre todo en términos de control constante de cáligus.

Es que los problemas sanitarios no se han solucionado, tomando en cuenta por ejemplo que en Chile se está lejos, manifestó Balbontín, de estar seguros que se tiene controlado el cáligus.

En todo caso, “ha ayudado bastante la regulación con la que se cuenta hoy día como es el caso del Reglamento de Densidades, donde se mantiene el crecimiento a raya, no está fuera de control. Hay que seguir evitando que surjan eventos –como en el pasado- donde el sector se entusiasma y se generan expansiones desmedidas”.

De igual manera, pese a la crisis de la industria pesquera nacional, en términos de ingresos sigue siendo para Blumar un negocio importante, casi el 50% de sus ventas. “El mercado está bajo una constante presión del mundo artesanal y político, lo que lo afecta”, subrayó.

Balbontín manifestó, además, que no prevén nuevos ajustes en pesca, dado que la consolidación mayor ya se realizó. Eso sí, considerando que las cuotas se recortaron en 50%, el nivel de actividad continuaría disminuido en el mediano plazo.