Cáligus (archivo Editec)Entre los días 31 de agosto y 5 de septiembre, se está llevando a cabo la Décima Conferencia Internacional del Piojo de Mar en Portland, Maine (Estados Unidos), con la asistencia de una importante delegación chilena. El objetivo de esta instancia es reunir a los investigadores que lideran la investigación a nivel mundial, así como a autoridades y representantes de la industria del salmón, para discutir acerca de los avances en el conocimiento de la biología y control de estos parásitos que afectan tanto a salmónidos mantenidos en cautiverio como a los peces silvestres.

El gerente general del Instituto Tecnológico del Salmón (Intesal) -dependiente de la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G. (SalmonChile)-, Matías Medina comentó a AQUA que «hay muchos adelantos importantes» y destacó la presencia de nacionales presentando. En este sentido, añadió que han habido «diferentes instituciones exponiendo trabajos de buena calidad y en asociación con investigadores de otros países también, lo que demuestra un avance importante de nuestra industria en materia de I+D».

Es así que por el lado chileno se han hecho presente Aquabench, la Universidad Austral de Chile (UACh), Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola (Incar), el Intesal con trabajos propios, además de otros en colaboración con la UACh y con la Universidad de Prince Edward Island (Canadá), entre otros.

A partir de la primera conferencia realizada en París (Francia) en 1993 se formó el grupo “Caligus”, conformada por investigadores que estudian el piojo de mar, parásito que es considerado la principal amenaza para la salmonicultura a nivel global. A partir de la Séptima Conferencia realizada en Puerto Varas (Región de Los Lagos, Chile), organizada por la Universidad Austral de Chile (UACh) en conjunto con la Universidad de Strathclyde, Escocia, se acordó realizar estas conferencias cada dos años, es así que la Octava Conferencia fue realizada en Victoria, Canadá, y la Novena en Bergen, Noruega, países para los cuales el piojo de mar representa una de la más serias amenazas sanitarias, principalmente por su capacidad de desarrollar resistencia a los fármacos disponibles para su control.

Controlando el parásito

«Por el lado chileno se han hecho presente Aquabench, la Universidad Austral de Chile (UACh), Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola, el Intesal con trabajos propios, además de otros en colaboración con la UACh y con la Universidad de Prince Edward Island».

En los dos primeros días de la Décima Conferencia, las presentaciones estuvieron centradas en el comportamiento epidemiológico del piojo de mar y los factores que influyen en su diseminación, siendo las corrientes marinas y las variables ambientales los principales factores que contribuyen a esta. Por otro lado, según lo informado a AQUA por la Dra. Sandra Bravo de la UACh, quien está participando de la conferencia, el contar en la actualidad con herramientas moleculares ha permitido conocer el genoma de las dos principales especies que afectan a la industria del salmón: Lepeophtheirus salmonis en el Hemisferio Norte y Caligus rogercresseyi en Chile, por lo que la investigación está hoy dirigida a identificar y silenciar los genes que desarrollan la resistencia.

«Sin dudas el manejo integrado para el control del piojo de mar es una de las estrategias en las cuales se ha centrado la atención, lo que incluye además de la rotación de los fármacos y los periodos de descanso para cortar el ciclo de vida del parásito; el desarrollo de dietas con propiedades anti-fijación; la selección de familias de salmones resistentes al piojo de mar; utilización de peces limpiadores; desarrollo de vacunas; y medidas de prevención basadas en evitar la invasión de los estados infectivos del piojo de mar (copepoditos) a los salmones que ingresan al mar, para lo cual se han implementado faldones con redes de plancton de 6 metros y 10 metros de profundidad que rodean las jaulas», explicó la investigadora del Instituto de Acuicultura de la UACh.

La Dra. Bravo también detalló que una de las propuestas que más llamó la atención fue el desarrollo de una jaula sumergible (snorkel cage), la cual tiene como objetivo evitar la infestación por copepoditos, considerando que los estados de natación libre se ubican en los primeros 6 metros de la columna de agua.

En las siguientes sesiones se ha estado discutiendo la investigación en torno a los fármacos y desarrollo de resistencia por parte del piojo de mar, y avances en el desarrollo de vacunas.

http://youtu.be/I7e6w29hrAQ