(Estrategia) El consumo per cápita de productos pesqueros en Chile es de 22 kilos por habitante al año, en su equivalente a peso desembarque, según publicó en su última memoria anual la Sociedad Nacional de Pesca (Sonapesca).

Esa cifra es superior al promedio del consumo per cápita de Sudamérica –correspondiente a 10 kg- e incluso superior al consumo promedio mundial –que equivale a 15,7 kg. Así, es bastante similar al consumo de 22,2 kg de los estadounidenses y a los 20,9 kg de los canadienses. Al respecto de los países vecinos, el consumo per cápita de los chilenos aún es inferior al de los peruanos, con 25,4 kg. Asimismo, está muy por debajo de los grandes consumidores de pescado del mundo como Japón (69 kg), Corea (51,2 kg) y España (40,5 kg).

Ahora, si bien el consumo per cápita se estima en 22 kg, para efectos de comparación con otras carnes blancas, se estima que el peso carne equivale a 10,5 kilos per cápita. Esta tendencia de cada vez mayor consumo de pescados y mariscos en el país, estaría ligada con la mayor importancia que la población chilena le otorga al consumo de productos saludables.

Procesados

En Chile, el segmento de pescados y mariscos congelados alcanza los US$7,8 millones, tras presentar un crecimiento de 54% en cinco años, según datos de Euromonitor International. Se proyecta que a 2019, el aumento sería superior a 57%. A pesar de los niveles de incremento que muestra, el gasto per cápita a la fecha es de apenas US$0,4, una cifra que de igual modo posiciona a los chilenos como los quintos de la región que más invierten en este tipo de productos.

Por su parte, entre los enlatados destaca que al menos 2 kg de jurel forman parte del consumo per cápita de productos del mar (contabilizados en peso carne), es decir, cerca de un 20% del total. El jurel representa el 80% del mercado de conservas destinadas para consumo interno.

Exportaciones

En los seis primeros meses del año, las exportaciones de productos pesqueros alcanzaron un valor de US$3.182,1 millones, o sea, 21,4% más que en el mismo periodo de 2013. No obstante, el volumen exportado en el mismo lapso bajó un 5,5%, pasando a 678.220 toneladas, según datos de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca).

Destacan las exportaciones de pescados y mariscos congelados que alcanzaron las 222.300 toneladas, significando US$1.544 millones, es decir, un alza del 36,4% con respecto a igual periodo del año anterior. En 2013, estas mismas alcanzaron US$744 millones, cifra que significa 43% de los retornos totales del área extractiva.