Ante una serie de irregularidades, abandono de deberes y falta de atención en los estatutos de Ferepa Biobío, y que se tradujo en la salida de los dirigentes René Chaparro, Juan Arancibia y Arturo Saldivia y la posterior elección de una nueva directiva, cuyos integrantes no cumplen con los requisitos básicos como para dirigir la organización, representantes de 38 sindicatos de pescadores artesanales de la Región del Biobío presentaron la semana pasada una impugnación ante el Tribunal Electoral Regional, la que fue acogida a trámite bajo el Rol 3.523-2.14.

De acuerdo con lo informado, para la elección del actual directorio, encabezado por Carlos Inzunza Bustos, no se habrían respetado las normas estatuarias, como lo establece el Título III, articulo 9, párrafo 2 que indica que “para ser dirigente de la Federación, el postulante deberá ser director de un sindicato y tener a lo menos un periodo de cuatro años como mínimo como director del sindicato base”. Agrega que lo anterior tiene validez “siempre que el sindicato tenga una vida menor a este principio”. Los dirigentes de los sindicatos Caleta El Morro y Caleta El Soldado recién van a cumplir dos años como dirigentes, “por lo que amerita la impugnación al acto eleccionario”, informaron desde la Ferepa.

Por tal razón, se solicito al Tribunal Electoral Regional que se tenga por presente la impugnación y que se anule la elección. Dirigentes de 38 sindicatos, liderados por Juan Carlos Garrido (Caleta Coliumo), Salvador Bascuñán Silva (Sindicato Hermandad Porteña de Talcahuano) y Gisela Esparza Ramírez (Sindicato Hermandad de la Costa), denunciaron, además, que el nuevo directorio, ante la falta de recursos de la entidad, ha anunciado que procederá a enajenar bienes de la histórica federación de los pescadores artesanales, lo que contempla la venta de equipos de trabajo. Esto implica un desmantelamiento de la organización en cuanto a su infraestructura.