El superintendente del Medio Ambiente, Cristián Franz, junto con el director de Intereses Marítimos (s), capitán de navío LT Otto Mrugalski, y el gobernador marítimo de Valparaíso, capitán de navío LT Cristián Galvez, presenciaron durante la mañana de este miércoles 15 de octubre la embarcación del robot submarino ROV en la unidad “Arcángel” de la Armada para realizar análisis del fondo marino en la zona del derrame de petróleo en Quintero, Región de Valparaíso.

Esta labor se lleva a cabo en el marco de la Red Nacional de Fiscalización Ambiental (RENFA), que lidera la SMA y reúne a 16 organismos públicos, entre estos, la Directemar. La Superintendencia facilitó el traslado desde el sur de Chile, donde opera el robot ROV fiscalizando obligaciones ambientales que debe vigilar la SMA, como en la industria salmonicultora.

La unidad “Arcángel” de la Armada recorrerá durante dos días la bahía de la zona afectada por el derrame de petróleo, trasladando el robot ROV. Esta tecnología alemana permite realizar filmaciones en el océano, además de recolectar muestras del fondo marino a través de un brazo mecánico controlado desde la superficie. El robot puede descender hasta profundidades de 500 metros.

“Estamos poniendo a disposición de la Directemar la tecnología de punta que disponemos para colaborar con esta investigación del derrame que lleva a cabo la autoridad marítima. Este equipo permite captar imágenes de alta resolución para ver los efectos del hidrocarburo en el medio marino”, explicó el superintendente Cristián Franz.

En tanto, el gobernador marítimo de Valparaíso, Cristián Gálvez, destacó la importancia de la colaboración de esta tecnología, “porque permite llegar a profundidades donde hoy no es posible acceder con nuestros buzos, por temas de seguridad y profundidad”.

Profesionales de la SMA y Directemar operarán el robot en dos jornadas. La primera, que se realizó este miércoles, recorrió la Península de Los Molles con su respectiva área de manejo de recursos marinos bentónicos, la playa de Ventanas y sector aledaño a la monoboya donde se produjo el derrame del hidrocarburo. Durante el segundo día, en tanto, se realizarán inspecciones más al norte de la bahía, alcanzando las zonas de Cachagua, Maitencillo y Horcón.

ROV

La cámara sumergible permite recolectar muestras de sedimento mediante un brazo mecánico controlado desde la superficie, o en su efecto mediante cámaras de video, realizar registros visuales del fondo marino o lacustre.

“Este sistema nos permite contar con datos precisos de posibles acumulaciones de residuos, registro de especies de importancia en extracción pesquera o disminución de la calidad físico-química de sedimentos, variables comúnmente monitoreadas, además de permitir la identificación de potenciales impactos no previstos sobre el medio marino y lacustre”, detalló en una nota de prensa la SMA.