La industria acuícola ya se prepara para Ambiental 2014, seminario que se realizará el próximo 18 de noviembre en el Hotel Patagónico de Puerto Varas (Región de Los Lagos) y que pondrá en la mesa los próximos desafíos del sector en cuanto a gestión ambiental y social.

Carlos Odebret, socio de Odebret Advisors –consultora organizadora del evento junto con NexoSocial–, destacó la importancia de que la acuicultura se adapte a la nueva normativa ambiental y a la nueva forma de relacionarse con las comunidades, a través de una relación más directa, transversal y transparente.

¿Cuáles son los principales objetivos de Ambiental 2014?

El principal objetivo es dar un espacio donde se pueda dialogar, donde podamos abrir la acuicultura a los más diversos intereses. Esta es una industria que lidera la actividad económica desde Temuco (Región de La Araucanía) al sur, es dueña de la generación de riqueza de más de un tercio del territorio. De esta manera, son muchos los que la están mirando y hoy, más que nunca, creo que es importante hablar con ellos sobre un tema crítico y que preocupa: la sostenibilidad y su aplicación normativa. Este último tema es hoy más importante a luz de los desafíos regulatorios que enfrenta la actividad.

¿Por qué pensaron en Ambiental 2014?

La única manera de que esta industria alcance un nivel de desarrollo efectivo es a través del diálogo y el entendimiento de las necesidades de quienes los rodean, las comunidades Huilliches y Mapuches le llaman respeto, otros le llaman sostenibilidad. Lo anterior se da en un entorno donde existen desafíos territoriales de la actividad que se verán entrapados por los procesos de evaluación ambiental y estarán presionados por una fiscalización cada vez más exigente, especialmente por la presión de la ciudadanía. Creemos que es necesario hablar abiertamente de las complejidades de la regulación ambiental, de los desafíos de las empresas ante la fiscalización y también sobre la participación ciudadana y las conversaciones con las comunidades Huilliches especialmente por la Ley Lafquenche.

Actualmente, ¿qué nos falta en Chile para hablar de una acuicultura realmente sostenible?

Falta mucho para alcanzar este objetivo. Lo interesante es que se está hablando de esto porque lo relevante es dialogar, con todos y especialmente escuchar más que hablar, ninguna idea o crítica es irrelevante, independiente de donde provenga, proveedores, trabajadores, gobierno, vecinos, ONG´s, competidores. Hay que abrirse a escuchar, el que mira de afuera puede que mire mejor, aun cuando existan buenas razones para explicar las causas, es importante hacerse cargo de las críticas y avanzar en resolverlas. Cuando ya no haya nada de qué hacerse cargo y en dos generaciones más miren al pasado diciendo «qué gran herencia dejaron los fundadores», creo que podremos decir: somos una industria sostenible.

¿Qué expectativas tiene del seminario?

Que se generen diálogos y entendimiento, Que los asistentes se vayan con buena y nueva información, los expositores y panelistas tienen muchísima experiencia que entrega