(Diario Financiero) El Producto Interno Bruto (PIB) del sector pesquero fue el que más creció en el tercer trimestre, con un 10,7% de alza en relación con el mismo lapso de 2013.

En entrevista con DF, el presidente de la Asociación de Industriales Pesqueros (Asipes), Luis Felipe Moncada, comentó los avances y desafíos del sector.

¿Cuál es el balance del sector pesquero para este año?

Estamos tratando de completar todas las cuotas. Desde este punto de vista, este año ha sido mejor que el anterior, ha habido buenos precios y el dólar ha estado alto en estos últimos meses. Este año ha sido un respiro en medio de los anteriores, que han sido muy malos, con poca pesca y elaboración de materias primas. De todos modos, sigue habiendo un ambiente restringido, con importantes pesquerías que recuperar.

¿Ese respiro se podría reflejar en ganancias?

Espero que los balances estén en números azules, pero esto hay que verlo caso a caso. Lo importante, es que creo que completaremos nuestras cuotas de pesca en la sardina, anchoveta y jurel.

¿La anchoveta y la sardina se han recuperado lo suficiente?

La sardina está muy abundante y de muy buen tamaño; la anchoveta, al ser más característica de la zona norte, aquí en el sur no ha estado tan presente.

Por otro lado, el jurel ahora tiene una mejoría paulatina, lenta, y esto es una buena noticia.

¿Qué pasa con los desembarques de merluza que han caído más de 40%?

En materia de la merluza las cifras son absolutamente falsificadas, porque en este momento hay una pesca ilegal como ha sido reconocido por los actores y la autoridad. Además de las 19.000 toneladas de cuota, se están pescando 50.000 o 60.000 toneladas ilegales en caletas de las regiones de O’Higgins y del Maule, y quizás más. Hay caletas que tienen una cuota de 700 toneladas en el año y hacen casi 50 toneladas diarias.

¿Puede recuperarse la merluza prontamente, y por otro lado, cómo ve la pesca de la jibia que es su depredador?

Todo indica que esto no va a ocurrir, hasta que se reduzca la pesca negra de la merluza. En segundo lugar respecto a la jibia, no hay que pretender transformarla en un pescadito que uno está cuidando, sino que fijar una cuota amplia que permita que se opere sobre ella con cierta soltura. Una vez que la jibia no esté presente como en el último tiempo, aparecerá la merluza.

¿Qué opina de la idea del Gobierno de eliminar la pesca de arrastre?

El Programa de Gobierno dice que dentro de un plazo de cinco años se eliminará la pesca de arrastre, tratando de afectar lo menos posible la actividad industrial. Es bien curiosa la redacción del programa. Nosotros entendemos que lo que hay ahí es falta de conocimiento. La gente que redactó el Programa de Gobierno en ese aspecto no estaba informada. El arte de arrastre es utilizado en todos los países y representa entre un 60% y 70% de la pesca blanca del mundo. Entendemos que la Presidenta de la República, en la medida que sea informada de esto, no va a insistir sobre ese punto.

-¿Cuál sería el impacto de esta medida?

-Sería de la mayor gravedad porque hay 1.400 a 1.500 empleos directos de planta operando. Se paralizarían 3 ó 4 barcos que están operando, las ventas caerían. El langostino y el camarón nylon solo se pueden pescar por arrastre, también el bacalao de profundidad.