Mejorar la competitividad de la industria mitilicultora chilena, mediante la implementación de un nuevo servicio de análisis que identifique las larvas de mejillón o Mytilus chilensis -más conocido como chorito- fue el principal objetivo del proyecto financiado por el Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC), del Gobierno Regional de Los Lagos.

La iniciativa científica fue realizada por un equipo de profesionales del Instituto de Acuicultura de la Sede Puerto Montt de la Universidad Austral de Chile, liderado por la Dra. Marcela Astorga. “Este proyecto se ejecutó en un periodo de 23 meses, tiempo en el que logramos reunir información relevante que quisimos compartir con los agentes de la industria y los organismos públicos relacionados con la producción de este recurso natural”, dijo.

El servicio consiste en la identificación molecular de las larvas de chorito, es decir, la discriminación a nivel genético de las diferentes especies en su estado larval, lo que permite cuantificar los porcentajes del chorito en la columna de agua.

Según explicó la Dra. Astorga, “en la actualidad se utiliza habitualmente solo una identificación morfológica de la larva, lo que significa que la debe contar un experto capaz de diferenciar entre las especies de chorito, cholga y choro zapato de acuerdo a la observación de la forma de cada individuo. Eso puede conducir a errores dependiendo de la capacidad o experiencia del analista.”

Agregó que las ventajas de realizar una análisis molecular para la identificación de las larvas y semillas de Mytilus chilensis está en la precisión y confiabilidad de la información, la rapidez en la entrega de los resultados y el desarrollo tecnológico que este servicio significa para la industria, ya que permite cuantificar el porcentaje de larva en las muestras, la cuantificación de la cobertura del chorito en los colectores con semillas recién fijadas y establecer el nivel de calidad genética de un stock de cultivo. “Esta iniciativa permitirá mejorar considerablemente la competitividad de la industria mitilicultora, ya que el conocer con certeza la cantidad y la calidad de las semillas que se están captando en los colectores, resulta fundamental para pasar a la etapa de engorda de este producto”, explicó la investigadora.

Los potenciales clientes que puedan requerir de este servicio son los grupos de asociaciones de semilleros, las empresas mitilicultoras, pescadores artesanales y los servicios públicos que deseen monitorear la presencia de larvas en el medio.

Este nuevo servicio está a disposición de quienes lo requieran en el Laboratorio de Genética Molecular, ubicado en la Sede Puerto Montt de la Universidad Austral de Chile, Los Pinos s/n de Pelluco.

Mayor información de estas dependencias se puede consultar en www.genuach.cl