Una buena temporada han tenido los pescadores pelágicos artesanales de la Región de Atacama. Es que fenómenos ambientales han provocado que el recurso jurel se encuentre frente a las costas de Caldera, lo que ha permitido a los pescadores artesanales lograr desembarques históricos de este recurso.

De acuerdo con estimaciones realizadas por la División de Desarrollo Pesquero de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca), los desembarques de jurel, que alcanzan las 9.000 toneladas a la fecha, están avaluados en $1.400 millones.

Para el director zonal de Pesca y Acuicultura de las regiones de Atacama y de Coquimbo, Javier Rivera, “existe una presión por parte de los pescadores artesanales de generar un mecanismo para aumentar la cuota teniendo en cuenta los buenos resultados de la temporada, pero como Subsecretaría y organismo regulador del sector no tenemos ninguna facultad para hacerlo”.

La autoridad acuíola-pesquera regional agregó que entienden las aspiraciones del sector, “pero la nueva ley quitó toda decisión de aumento de cuota a la autoridad. Lo que hemos tratado de trabajar con los pescadores es la compra de toneladas al sector industrial, algo que ya resultó en dos instancias y esperamos poder concretar otros traspasos en el transcurso del año”.

Cabe destacar que la cuota de jurel fue asignada para nuestro país en la última reunión de la Organización Regional de Pesca del Pacífico Sur (ORP-PS) y en donde Chile alcanzó una cuota anual de captura de 297.000 toneladas.