(Senado.cl) Ante la emergencia natural que enfrenta el norte del país, en especial las regiones de Atacama y Antofagasta, debido al intenso frente de mal tiempo que ha provocado severos daños, inundaciones, aluviones y crecidas de ríos, los legisladores han expresado su solidaridad y preocupación por la grave situación.

El presidente del Senado, Patricio Walker, afirmó: “quiero enviar todo mi apoyo y solidaridad a las personas que están en Chañaral, Diego de Almagro, Copiapó, Tierra Amarilla y en las distintas localidades de las regiones de Atacama, Antofagasta y Coquimbo, quienes están sufriendo los estragos de una de las mayores tragedias que han afectado al norte del país”.

Agregó que “es fundamental que como chilenos nos unamos y nos pongamos a disposición de nuestros compatriotas del norte, porque van a necesitar de nuestra ayuda y solidaridad para volver a levantar sus vidas después de esta catástrofe. Chile es un país que ha sabido ponerse de pie frente a la adversidad. Estoy seguro que esta no será la excepción”.

Según el legislador, “el Gobierno está haciendo todo lo posible para ir en ayuda de las personas que aún se encuentran aisladas y para encontrar a los desaparecidos”.

Con respecto a la labor de Carabineros, el presidente del Senado enfatizó que “el trabajo que han realizado ha sido notable. Ellos han demostrado entereza, dedicación y entrega por el resguardo de la gente de las zonas afectadas. Han sido los héroes de esta jornada, un ejemplo y un orgullo para los chilenos”.

Asimismo, se mostró partidario de acelerar la tramitación del proyecto que establece el Sistema Nacional de Emergencia y Protección Civil y crea la Agencia Nacional de Protección Civil. La iniciativa ingresó el año 2011 a la Cámara de Diputados y actualmente se encuentra en la Comisión de Gobierno del Senado en su segundo trámite constitucional.

“Es pertinente que en el Senado revisemos la institucionalidad y el funcionamiento de los organismos en materia de emergencia, porque creo que se pueden mejorar y hacer el día de mañana mucho mejor las cosas. En este sentido, espero que la próxima semana la Comisión de Gobierno pueda discutir y votar el proyecto de ley que mejora la institucionalidad de emergencias, con mayor descentralización y una organización más funcional para enfrentar este tipo de catástrofes. Le pedimos al Gobierno que le ponga urgencia a este proyecto de ley”.

“Chile es un país donde suceden catástrofes naturales. Necesitamos un sistema de emergencias integrado, que esté a la altura de las condiciones climáticas y geográficas de nuestro país. Hemos visto que tenemos esta tragedia en el norte, un incendio que está devastando parte del sur de nuestro país y un volcán que aun muestra indicios de actividad y que en cualquier momento puede generar una emergencia. Por esto reitero la necesidad que el Gobierno le ponga urgencia a este proyecto de ley”, puntualizó el senador Walker.

Nueva institucionalidad

En ese contexto, el vicepresidente del senado, Alejandro Navarro, afirmó que “si bien la prioridad es enfrentar el desastre e ir en ayuda de nuestros compatriotas afectados, es necesario hacer la evaluación si la actual institucionalidad da el ancho para un país que durante las últimas dos décadas concentra la mayor cantidad de emergencias y desastres naturales de América Latina”.

A su juicio, “la Onemi (Oficina Nacional de Emergencias) está totalmente agotada, así como el proyecto de ley que crea la Agencia Nacional de Protección Civil y Emergencias (Boletín 7550-06), que actualmente se encuentra en segundo trámite constitucional en el Senado, es absolutamente insuficiente”.

Asimismo, argumentó que “entre el terremoto y maremoto del 27-F, los recientes de Iquique, Valparaíso, el sismo de Tocopilla, las nevadas en Aysén, las erupciones del volcán Chaitén, Villarrica y del cordón Caulle, las inundaciones en Toconao y otros tantos desastres naturales, el país ha tenido que asistir a más de 350.000 damnificados con planes de emergencias y reconstrucción”.

“Esto se suma a que tan solo durante este último verano se han registrado más de 13.000 hectáreas de bosques quemadas producto de más de un centenar de incendios forestales y otras 6.000 hectáreas quemadas en los incendios -aun descontrolados- en la Reserva Natural China Muerta y al Parque Nacional Conguillío”.

“Sin embargo –prosiguió Navarro-, esta situación no es coherente con un plan real de refuerzo de la institucionalidad, la comunicación de riesgos y amenazas en la población (…) Ya no sirve esa lógica de coordinación entre un par de ministerios, las gobernaciones y las precarias oficinas de emergencia de los municipios, que generalmente cuentan con una sola persona, sin recursos ni capacidad de decisión. Debemos crear una institucionalidad con capacidad resolutiva y con un financiamiento adecuado para implementar una red de trabajo exclusivo en esta materia”.

Al menos doce helicópteros

Por su parte, la senadora de la Región de Atacama, Isabel Allende, comentó que se encontraba en Copiapó realizando sus actividades de la semana regional cuando se desató el fenómeno climático. “Esto se fue agravando y las lluvias al provocar el desborde del río Copiapó ha hecho que nuestra calles se transformen en verdaderas vías fluviales, y ha sido muy dramático”, detalló.

Una de las localidades más afectadas ha sido Tierra Amarilla, y tal como informó la congresista, “intentamos ir con un camión militar y no se podía pasar. No hay comunicación terrestre. Los caminos están todos cortados, lo que hace prácticamente imposible entregar ayuda por tierra”.

Ante la consulta respecto a la posibilidad de efectuar rescates aéreos, la legisladora subrayó que “esta región tiene un solo helicóptero, muy pequeño, que tiene espacio para dos personas –aparte de su tripulación- y de hecho, ayer (miércoles) se rescataron seis personas, pero tampoco está en condiciones para hacer rescates aéreos. Hoy, si requerimos al menos doce helicópteros para ir a Tierra Amarilla, a Alto del Carmen y a El Salado”, enfatizó la senadora Allende.

Para la congresista es comprensible que la población afectada se manifieste muy preocupada y deseosa que lleguen refuerzos para ayudarles a salir de sus hogares, poder contar con apoyos de alimento, agua y enseres básicos, pero “es tan grave lo que ha pasado, nunca nos imaginamos que esto sería lo que estamos viendo, y es simultáneo en toda la región. No hay manera de medir la magnitud de esto. No se puede transitar por la calles, ni los vehículos. Esta catástrofe es impactante, y ayer no era factible llegar a ningún sector de los más afectados por todos los cortes de camino que se produjeron”.

Dramática búsqueda

En tanto, el senador Baldo Prokurica quien también se encontraba en Copiapó al momento de la tragedia, ha dedicado sus esfuerzos a recorrer las zonas más afectadas de sus circunscripción, como Chañaral, Tierra Amarilla, Vallenar y Diego de Almagro, entre otras; sin embargo, en las últimas horas también pudo constatar de cerca cómo el aislamiento y la falta de comunicaciones complican la ubicación de decenas de personas y familias completas.

“Esta es la peor crisis de los últimos 50 años en la región. Estamos preocupados por el paradero del concejal de RN, por Diego de Almagro, Mario Araya y su familia”, dijo Prokurica, quien ha solicitado ayuda a través de las redes sociales para ubicarlos y también a las autoridades locales.

Concluyó que la situación actual, si bien las lluvias han declinado, es un “verdadero desastre” y en estos momentos se están enfrentando las consecuencias que serán a largo plazo.