(Pulso) El Gobierno -a través de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) junto con el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca)- acordó la creación de una mesa de trabajo con la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G. (SalmonChile) para reducir el uso de antibióticos en la industria salmonicultora nacional.

Una de las líneas de trabajo en el uso de este tipo de medicamentos, fue el lanzamiento por parte del Sernapesca del «Manual de Buenas Prácticas en el uso de Antimicrobianos y Antiparasitarios en la Salmonicultura Chilena».

«Estamos conscientes de la importancia de este tema, y es la razón por la cual es una de las áreas prioritarias en la que se encuentra trabajando el Sernapesca en el ámbito de la acuicultura», explicó el jefe de la División de Acuicultura de la Subpesca, Eugenio Zamorano.

Recientemente, la gigante supermercadista estadounidense Costco anunció que derivaría 2/3 del total de sus compras de filetes frescos de salmón a productores noruegos, con el consiguiente impacto para Chile. De acuerdo con el portal inglés Undercurrent News, su decisión va en línea con su política anunciada a inicios de este mes de reducir las compras de carnes rojas y blancas que pudieran contener trazas de antibióticos que son utilizados para combatir infecciones humanas.

«Chile está en plena condición de garantizar la inocuidad de todos los productos que se generan a partir de esta industria, y específicamente el salmón chileno que se destina al mercado de Estados Unidos cumple cabalmente con todas las exigencias que la autoridad local nos ha impuesto», puntualizó Zamorano a Pulso.

El mayor uso de antibióticos en la industria salmonicultora responde a una enfermedad en particular que afecta a los salmónidos. Se trata del SRS o Síndrome Rickettsial Salmonídeo.

Medidas

La ONG ambientalista Oceana alista un recurso de reclamación para conocer en detalle la cantidad de antibióticos que utilizan las empresas salmonicultoras en su producción y que operan en Chile.

En su decisión, el Consejo para la Transparencia declaró que el Sernapesca no está obligado a entregar a la ONG el desagregado por empresa que fue solicitado. A juicio de la organización, esta restricción al acceso a información pública impide a la ciudadanía examinar y fiscalizar las prácticas de las empresas salmonicultoras en el país, las cuales hacen el mayor uso de antibióticos en el mundo. Según información oficial, en 2013 esta industria usó 450.000 kilos de antibióticos, mientras que Noruega, el mayor productor de salmón de cultivo, utilizó tan solo 1.000 kilos.

Oceana tiene plazo para presentar su apelación a la resolución hasta el próximo viernes.

Desde Oceana estiman que es «absurdo» el argumento que han esgrimido las productoras de salmónidos para frenar la entrega de información.

De hecho, fuentes ligadas a la ONG sostienen que las empresas han calificado la solicitud al sistema de transparencia como un riesgo y revelaría secretos comerciales.

Las mismas fuentes de la ONG aseguran que la medida puede ser revertida en tribunales.