El desarrollo industrial de nuevas especies acuícolas trae consigo una serie de desafíos tecnológicos que demandan un extenso e intenso trabajo de muchas personas de diferentes disciplinas, a fin de ir adquiriendo experiencia y conocimiento que permita superar los obstáculos propios que imponen las nuevas especies de interés comercial dispuestas en condiciones de cautiverio; y uno de los principales desafíos es cómo mantener la población con el mejor estado sanitario posible para que pueda expresarse el máximo potencial productivo de los peces.

El PDACh busca generar las tecnologías para desarrollar el cultivo de Seriola lalandi

Es así que el Programa de Diversificación de la Acuicultura Chilena (PDACh) busca generar las tecnologías para desarrollar el cultivo del dorado (Seriola lalandi) e integrarlo en un futuro cercano al sector productivo nacional.

“En ese contexto, el esfuerzo por diversificar permitirá incorporar mayor investigación, desarrollo de tecnología de cultivo, creación de profesionales capacitados, nuevos puestos de trabajo, diversificación de mercados de destino y utilizar nuevos espacios geográficos de la costa chilena”, argumentó la gerente de Ventas de Acuícola del Norte S.A. (Acuinor), Muriel Teixidó.

La ejecutiva ahondó que para el logro de los objetivos propuestos, “es esencial la conformación de equipos multi e interdisciplinarios a fin de ir superando los desafíos tecnológicos propios de este nuevo cultivo. Estos equipos corresponden a especialistas en producción, en tecnología, medio ambiente, genética, nutrición, alimentación y, por supuesto, salud”, detalló la representante de Acuinor.

Equipo desarrollador

En el marco de este programa, y desde hace poco más de un año, el laboratorio ADL Diagnostic Chile se incorporó al equipo desarrollador del cultivo de dorado, especie nativa conocida también a nivel local como palometa o vidriola, mientras que en el extranjero recibe nombres como Yellowtail Kingfish e Hiramasa.

“Si bien se habían presentado previamente proyectos relacionados con el cultivo de esta especie, este Programa aborda por primera vez la

Ha sido necesaria la protocolización de los procedimientos aplicados, con enfoque a las prácticas de manejo de los individuos, a la bioseguridad y a la aplicación de tratamientos.

necesidad de trabajar en paralelo la problemática sanitaria; área fundamental para el éxito de cualquier tipo de producción animal”, subrayó Muriel Teixidó.

Es así que durante este primer año, y dado el profundo desconocimiento que se tenía de la especie, el trabajo se ha concentrado en conocer el comportamiento de esta en una condición de cultivo intensivo, ya que este medio ambiente “artificial” (cautiverio) puede generar problemáticas que no suelen expresarse en una condición de vida silvestre. Derivado de esto, ha sido necesaria la protocolización de los procedimientos aplicados, con enfoque a las prácticas de manejo de los individuos, a la bioseguridad y a la aplicación de tratamientos.

En segundo lugar, el equipo desarrollador ha trabajado en la adaptación de técnicas diagnósticas de laboratorio, herramienta fundamental para el monitoreo de salud de una población productiva y para la certificación sanitaria, todos requisitos imprescindibles para la exportación.

Así, a través técnicas microbiológicas genéricas, la iniciativa multidisciplinaria ha identificado algunos agentes infecciosos, mayormente oportunistas, sobre los que se han implementado los primeros trabajos destinados a determinar su grado de relevancia como patógenos y el establecimiento de técnicas específicas para diagnosticarlos como parte de la rutina diagnóstica a través del tiempo y realizar un adecuado monitoreo y seguimiento de su evolución epidemiológica.

“De esta forma, para las etapas siguientes, particularmente durante la fase 2, se pretende profundizar este conocimiento a fin de tener mejores herramientas para el seguimiento de la especie. Para esto, destacan particularmente actividades específicas de I+D (Investigación y Cultivo de dorado en el norte de Chile (Fuente Editec)Desarrollo) que buscan identificar soluciones para problemas que se irán manifestando durante el desarrollo del proyecto, como el ajuste posológico de la medicamentación, epidemiología de enfermedades que se vayan manifestando y el abordaje de problemática sanitaria cuya causa no sea generada por un agente infecto-parasitario, sino que por otro tipo de factores, por ejemplo ambientales y nutricionales, que muchas veces son escasamente considerados en la implementación de programas de salud”, concluyó la gerente de Ventas de Acuinor, Muriel Teixidó.

El Programa de Diversificación de la Acuicultura Chilena (PDACh) para el dorado es impulsado por Innova Chile de la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo) y está siendo desarrollado por el cosorcio conformado por la empresa Acuícola del Norte S.A. (Acuinor), Universidad de Concepción, Universidad de Chile, el laboratorio veterinario ADL Diagnostic Chile Ltda. y otras entidades interesadas en el cultivo de la especie Seriola lalandi en nuestro país.

Lea también: Las proyecciones del cultivo de dorado en el norte de Chile