Después de tres votaciones, la Sala del Senado despachó este martes 21 de abril el mensaje que modifica la Ley General de Pesca y Acuicultura (LGPA) en los artículos pertinentes, para establecer una excepción a la cuota global de captura respecto de la extracción de jurel que realicen los pescadores artesanales con línea de mano a bordo de embarcaciones artesanales de hasta 12 metros de eslora.

El proyecto fue respaldado con las modificaciones propuestas por la Comisión de Pesca, por lo que la Cámara de Diputados deberá ratificar, en tercer trámite, las nuevas normas propuestas.

Áreas de manejo

En particular, el proyecto permitiría que se puedan seguir estableciendo aquellas áreas de manejo y la ampliación de las mismas, que fueron solicitadas con anterioridad a la Ley 20.657, normativa que también se propone modificar en su artículo vigésimo segundo transitorio.

Durante el debate en particular hicieron uso de la palabra los senadores Jacqueline Van Rysselberghe, Juan Antonio Créditos de foto: Senado.clColoma, Juan Pablo Leteleier, Alejandro Navarro, Antonio Horvath y Adriana Muñoz, quienes además manifestaron que se debe revisar la Ley de Pesca en términos generales.

Los primeros artículos aprobados fueron los que requerían de quorum calificado, es decir, 20 votos a favor, para luego dar paso a la votación de las enmiendas que fueron respaldadas unánimemente por la Comisión de Pesca. Finalmente se zanjó el articulado que llegó a Sala con votación dividida y por el cual se propone “la entrega de la información que conforme con este artículo debe realizarse, se hará de manera simple, completa, fidedigna y oportuna”, aludiendo al desembarco de recursos hidrobiológicos en los puntos o puertos de desembarque que el Servicio autorice mediante resolución.

Impresiones publicadas en Senado.cl

Van Rysselberghe: “El proyecto se da porque había que regularizar la pesca del jurel de las embarcaciones de menos de 12 metros y una serie de permisos que estaban pendientes y que no podían ser aprobadas por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca). En lo que se refiere al jurel con línea de mano se llegó a un acuerdo con el Ejecutivo que estuviera acorde con la cuota global”.

Coloma: “Dejo constancia de que todos estos temas de pesca parecen no importantes, pero aquí se juega la vida mucha gente, no es menor (…) Sé que es un problema que está radicado en algunas regiones del país, pero creo que todos estamos de acuerdo a cooperar (…) Parece una cuota menor, pero en el global es importante, porque el recurso se va acabando”.

Letelier: “No me gusta este proyecto por varias razones: porque creo que tiene problemas de constitucionalidad, porque establece diseminación entre los boteros de nuestro país (…) La ‘Ley Longueira’ estableció que una Comisión Técnica establecería la cuota global y aquí están pinchando un porcentaje de distribución que ya estaba destinado”.

Revisar la Ley de Pesca

Navarro: “Aquí se apunta a una parte ínfima del gravísimo problema que afecta a la pesca en general y a la pesca artesanal en particular (…) Quiero recordar que el proceso de descarte es una atrocidad, se descartaba más de lo que se lleva a tierra, por lo que hay más daño a la biomasa. Hoy se autoriza la línea de mano, pero el tema de fondo sigue estando no atacado”.

Horvath: “El drama es efectivo, hay incentivos perversos para mantener pesquerías casi colapsadas para evitar su licitación, además en la Ley de Pesca quedó pendiente el tener un Instituto de Fomento Pesquero (IFOP) autónomo, al igual que un Indap pesquero que si funcionara en todas las regiones de Chile se descomprimirían las peticiones”.

Muñoz: “Está la necesidad de hacer una revisión más general de la Ley de Pesca, lo hemos tenido presente en la Comisión y hemos presentado al Gobierno una plataforma para abrir el debate, pero hay cierta porfía del Ejecutivo para hacernos cargo de este tema y este marco sirve para dejar de legislar tan puntualmente como en este proyecto”.