Los dirigentes del Consejo Nacional de Defensa de la Pesca Artesanal (Condepp), encabezados por su presidente Jorge Bustos, y tesorero, Gino Bavestrello, expusieron ante la Comisión de la Pesca de la Cámara de Diputados los que, a su juicio, son “todos los conflictos” que contiene el proyecto de ley que crea el Instituto Nacional de Desarrollo Sustentable de la Pesca Artesanal (Indespa).

“El Indespa es un Indap (Instituto de Desarrollo Agropecuario) pesquero de segunda categoría para la pesca artesanal”, así lo enfatizó Gino Bavestrello, quien argumentó que “este proyecto está destinado para que vuelva el hombre del maletín y reparta plata a los pescadores en forma discrecional (…) El proyecto no considera un financiamiento suficiente, una estructura con énfasis en la regionalización y que deja al pescador artesanal a merced del mercado financiero”, ahondó el dirigente.

Por su parte, Jorge Bustos sostuvo que el proyecto “no da el ancho para lo comprometido por la Presidenta Michelle Bachelet, puesto que no se convertirá en un motor del desarrollo social y económico, si mantiene un presupuesto que apenas corresponde al 7% de lo que hoy recibe el Indap al año”.

Por lo anterior, puntualizó Bustos, “es imprescindible, y así se lo hemos hecho ver a los congresistas, que el Indespa se financie a través del royalty a la industria pesquera”.

A continuación reproducimos íntegramente los “puntos discordantes” presentados por la Condepp:

1. Escasa presencia regional: Considera, según Informe Financiero de la Dirección de Presupuesto, 14 Direcciones Regionales y una Dirección Nacional con sede en Valparaíso (Región de Valparaíso). Es decir, tres funcionarios por región v/s 49 funcionarios a nivel nacional. Por tanto, no dará abasto para atender requerimientos de 80.000 pescadores artesanales que viven y trabajan en regiones.

2. Recursos insuficientes: Según Informe Financiero de la Dirección de Presupuesto, para el primer año tendrá un presupuesto de $16.116 millones, que incluye los recursos reasignados del Fondo de la Pesca Artesanal y del Fondo de Administración Pesquera. En comparación con el Indap agrícola que cuenta con un presupuesto de $243.525 millones (Ley de Presupuesto 2015). Es decir, Indespa solo tiene un 7% de los recursos del Indap.

3. Pescadores a merced del mercado financiero: Será una entidad de coordinación y colaboración (Art. 3, letra F). No contempla créditos de fomento, a diferencia de lo que ocurre en el sector agrícola y deja a los pescadores en manos del mercado financiero, con tasas de interés usureras.

4. Se mantiene subsidio encubierto a la pesca industrial: Para un financiamiento de verdad, se deben obtener recursos a través del royalty a la gran industria pesquera. Esto dado que US$110 millones por año es el subsidio encubierto que reciben los grandes industriales pesqueros (La Tercera – Presentación senadores indicación a reforma tributaria para terminar subsidio a agosto 2014).

5. Asistencia técnica, un negocio para muchos (Art. 3, letra G): No considera asistencia técnica directa. Al igual que en otros sectores como la educación (ATE), la asistencia técnica a través de terceros será un negocio para ellos y no un aporte para los pescadores artesanales.

6. Beneficiarios se establecen por vía administrativa y no por ley (Art.5).

7. Nula participación de la pesca artesanal (Art. 6): Excluye a los pescadores artesanales del Consejo Directivo; no considera a la organizaciones de pescadores, pero sí a empresas de menor tamaño; no considera a la dirigencia artesanal, pero sí a representantes del Gobierno de turno.

8. Amarra una ley ilegítima a una ley necesaria para la pesca artesanal (Art. 12 inc. 3): La actual ley de pesca y la anterior, son normas que entregaron privilegios a los industriales. Lo único justo, es hacer borrón y cuenta nueva.