(El Mercurio) La erupción del volcán Calbuco y la posterior caída de cenizas afectó a varias salmonicultoras con pisciculturas en los alrededores del macizo. En este sentido, el presidente de Empresas AquaChile, Víctor Hugo Puchi, afirmó que la compañía, la mayor de capitales chilenos, aún no cuenta con cifras concluyentes sobre los daños.

¿Cuál es la cuantificación del daño sufrido por Empresas AquaChile como consecuencia de la erupción del volcán Calbuco?

«No la tenemos todavía, porque no es fácil hacer el cálculo, y tenemos que mantener la disciplina de informar el efecto, si es que hay, a través de la Bolsa y de la Superintendencia (de Valores y Seguros, SVS). En general, los volúmenes de producción no se alteran en las empresas que tienen reservas de ovas y reproductores, que habitualmente, cuando no hay accidentes ni imprevistos sanitarios, se usan para seleccionar los mejores. Por eso, estos eventos no afectan el volumen final de producción de las temporadas que corresponden. Para ser precisos, tenemos que hacer el cálculo una vez que sepamos cuántos reproductores y alevines perdimos, y si las reservas que teníamos protegen el volumen que esperábamos».

¿Saben cuánta biomasa se perdió?

«La biomasa relevante no se ha perdido, porque nosotros particularmente no hemos tenido ningún centro de producción de pescados en el mar afectado. Nosotros rescatamos a todos los reproductores que pudieran haber estado en zonas de riesgo y los movimos a lugares seguros. En esas faenas de rescate siempre hay algún grado de pérdida que uno termina de cuantificar cuando están restablecidos en los lugares de redestino. Después se saca la cuenta para determinar si esa merma está o no dentro de los niveles de reserva que teníamos. Si hay pérdida de peces reproductores, afecta en dos años más el cultivo; si se pierden alevines, afecta la producción, la siembra y cosecha del próximo año; y cuando se pierde biomasa que está en los centros de cultivo marinos, impacta la cosecha de este año. Para no dar información equívoca al mercado preferimos cuantificar el impacto final y ahí informar si nos afectó o no, en qué porcentaje y en qué volumen de cosecha de qué año».

Y en términos de infraestructura, ¿hubo pérdidas significativas?

«En nuestro caso, no».

¿Cuándo AquaChile va a comunicar a la SVS su nivel de daños?

«No lo sabemos todavía, la administración está con el encargo de hacer un levantamiento completo antes de que hagamos la revisión de los números».

Puchi destacó además la diligencia con que, a su juicio, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) ha ayudado a las empresas a manejar los riesgos luego de las erupciones.