(Diario La Tercera) El sector salmonicultor parecía pasar por un mejor momento sanitario, previo a la erupción del volcán Calbuco. Así lo reflejaba un informe sanitario de la acuicultura del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca).

Dicho informe resaltó, entre otros, la disminución de los casos de Anemia Infecciosa del Salmón (ISA), con sólo dos casos de carácter patógeno en 2014. El informe destacó que dicha enfermedad no se expandió debido a los “mecanismos que posee la autoridad”.

Sin embargo, tras la erupción del Calbuco varias empresas con centros en el radio de emergencia cercano al volcán, y otras fuera de esta zona, trasladaron sus smolts y alevines (peces en su primer estado de vida) a otras pisciculturas, lo que podría afectar el estatus sanitario.

Felipe Sandoval, presidente de SalmonChile, cree que el traslado de peces puede provocar una situación de riesgo que debe ser monitoreada. “Este traslado junta peces de distinta fuente y eso puede provocar dificultades”, dice.

El dirigente gremial estima que una vez normalizada la situación de emergencia en el Calbuco, debe ser Sernapesca la que tiene que asumir la fiscalización. “Lo que tiene que hacer Sernapesca es un análisis muy riguroso en el chequeo y control de lo que pasa en agua dulce (donde se crían los salmones en su etapa temprana de vida)”, sostiene Sandoval, y agrega que esta fiscalización no debe terminar hasta que dichos peces lleguen a su próxima etapa de crecimiento en el océano.

Críticas a la SMA

Junto con demandar un rol activo de Sernapesca en la actual coyuntura, Sandoval llama también a la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) a realizar fiscalizaciones más rápidas.

“Ellos inician los procesos con atrasos de más de un año”, dice. En esa línea, explica que el procedimiento de este organismo implica que una vez que se hace el inicio del proceso, “las empresas tienen diez días para arreglar el problema que se detectó, pero si se avisa con un año de atraso es difícil poder resolverlo”.

La falta de personal y el proceso de instalación de la SMA, son factores que podrían demorar su labor. “La SMA se está instalando hace más de un año. Es un proceso que no existía, han tenido que instalar personal nuevo, y eso hace que los procesos sean más lentos. Esperamos que esto se normalice hacia adelante y la cosa fluya con los tiempos, de tal manera que si algo se inicia el 2015, sea sancionado el mismo año”, dice.