Stevens Arenas es presidente de la Asociación Gremial de Acuicultores, Pescadores y Turismo del Estuario Reloncaví y también encargado de Emergencias de la Federación de Pescadores del Estuario de Reloncaví (Fepaer) y, a través de una carta enviada al director de AQUA, quiso agradecer la labor conjunta entre los actores públicos y privados tras la erupción del volcán Calbuco. A continuación reproducimos íntegramente la misiva:

«Por este medio queremos expresar nuestros agradecimientos a la colaboración prestada por la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G. (SalmonChile) a la Federación de Pescadores del Estuario de Reloncaví (Fepaer) y a la Asociación Gremial de Acuicultores, Pescadores y Turismo del Estuario Reloncaví, durante los operativos efectuados en el transcurso de los días de alerta por la erupción del volcán Calbuco.

Los pescadores reunidos en la Federación y Asociación Gremial realizamos acuicultura de pequeña escala desde el año 2000, a través de áreas de manejo de explotación de recursos bentónicos y concesiones de acuicultura. Hemos sido un aporte y motor en las comunidades del estuario de Reloncaví, dando trabajo a la comunidad y apostando por la diversificación del sector.

Gracias a una gestión del gremio se logró una rápida respuesta frente a la contingencia del volcán, que significó el traslado de los colectores de mejillón de los sindicatos hacia la zona de Chiloé, con el resguardo de la actividad productiva de nuestros pescadores.

Cabe explicar que como una medida preventiva se estableció el traslado de dichos colectores de semillas de mitílidos de las zonas de Cochamó, Rollizo, El Bosque y Cascajal, debido al posible impacto de las cenizas del volcán.

Dicho operativo ha sido 100% efectivo, utilizando 25 camiones para el traslado coordinados por SalmonChile, con la posterior venta directa y envío de las semillas a Chiloé para su engorda por parte de mitilicultores de esa zona. Esperamos que esta operación concluya esta semana.

Autoridad sectorial

Queremos agradecer también la oportuna cooperación del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) por su rápida reacción y coordinación en la visación de estos traslados, y a los investigadores del Instituto de Fomento Pesquero (IFOP), que por medio de estudios han confirmado que no hay riesgo en el agua de la zona de Cochamó.

Enviamos finalmente un saludo a todos quienes se han visto afectados por esta catástrofe, convencidos que una vez más como comunidad nos vamos a poner de pie, como tantas otras veces lo ha hecho el sector pesquero artesanal».

Lea: Industria del salmón apoya a mitilicultores tras erupción del Calbuco