Positivos avances en su recuperación productiva tras la erupción del volcán Calbuco, informó durante la tarde de este martes 19 de mayo Compañía Pesquera Camanchaca.

El proceso eruptivo que comenzó el 22 de abril pasado y que impactó su principal piscicultura ubicada al costado del río Petrohué, en la comuna de Puerto Varas (Región de Los Lagos), afectó a cerca de la mitad de los 14,4 millones de peces que contenía en distintas etapas de desarrollo. Los alrededor de 7 millones de peces que sobrevivieron ya fueron trasladados a los centros de engorda definitivos de Puelche y Mañihueico; a la piscicultura de alevinaje de Río de la Plata; y a la piscicultura de smoltificación de Playa Maqui, todas de propiedad de la empresa.

«Los peces han evolucionado satisfactoriamente con sobrevivencias post-traslados normales y esperables», aseguró Camanchaca a través de una nota de prensa.

Su gerente general, Ricardo García, ahondó que han realizado «esfuerzos extraordinarios y en cierto sentido épicos, con despliegues logísticos y técnicos de gran eficacia para salvar la mitad de los peces, acceder a pisciculturas alternativas y comprar los smolts necesarios, todo lo cual permite mantener siembras y cosechas planificadas para este trienio 2015-2017, y ratifica la calidad de nuestros colaboradores, la fortaleza de nuestros activos y la resiliencia de la organización».

Agregó que, «la biomasa que existía en Petrohué se compara con un plan de siembra anual de Camanchaca cercano a 10 millones de unidades. Las diferencias que nos generó la erupción por mortalidades ya cuentan con smolts de reemplazo, gracias a las ofertas recibidas por más del doble de lo necesario. Todo indica que los déficits ocurrirán en el cuarto trimestre de 2015 y primer trimestre de 2016, resolviéndose totalmente a partir de abril de 2016. Gracias a las acciones de rescate, reubicación y compras a terceros, nuestros planes de siembra y cosecha para el trienio 2015-2017 se mantienen sin cambios, con cosechas de salmón Atlántico en torno a unas 40.000 toneladas anuales», aseveró García.

Complementando, Camanchaca posee un acuerdo de arriendo de piscicultura de reemplazo para sustituir a la de Petrohué por el período en que dure la reparación de esta última, lo que se estima ocurrirá entre nueve y doce meses, restableciendo la normalidad en los procesos de alevinaje y smoltificación de peces propios.

Actualmente, Camanchaca está realizando los estudios de ingeniería con expertos para la reconstrucción de la piscicultura de Petrohué y la definición de los montos que serán indemnizados por los seguros comprometidos, los que cubren las instalaciones afectadas y la biomasa dañada. La compañía estima que estas coberturas de seguro serán suficientes para completar las reparaciones necesarias.

El resto de las instalaciones se encuentran operando con normalidad, sin haber sido afectados por la erupción, incluyendo a los reproductores y ovas ubicadas en la piscicultura Río del Este, y el proceso genético que se desarrolla en Polcura.

El gerente general afirmó adicionalmente que «las gestiones rápidas y eficaces para contener los efectos de este desastre natural, permiten estimar que los posibles sobre costos en las cosechas de 2016 y 2017 no excederán de 5 centavos de dólar por kilo, lo que consideramos no material».

Resultados al primer trimestre

Paralelamente, Camanchaca informó ayer a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) sus resultados correspondientes al primer trimestre del año.

El Ebitda antes de fair value fue de US$4,1 millones, lo que contiene una disminución de US$7,4 millones respecto a marzo de 2014, como consecuencia de un menor margen bruto antes de fair value de US$9,6 millones, es decir, un 30% inferior.

Al respecto, el gerente general, Ricardo García, comentó que «no estamos conformes con estos resultados, que explicamos por una combinación de precio de salmón menor al esperado y al que había en 2014, un lento inicio de una temporada de pesca que viene con menores cuotas y la venta de un activo con pérdida, situaciones todas que consideramos temporales o no recurrentes».

El negocio de salmones anotó una utilidad de US$4,3 millones gracias a mejores condiciones sanitarias y de costos, que se redujeron en un 21% respecto al mismo lapso de 2014, alcanzando los US$2,95 por kilo ex jaula. Las cosechas de Atlántico, por su parte, aumentaron 7,2% hasta las 12.000 toneladas, mientras que las ventas subieron 19%.

Estas favorables condiciones productivas compensaron el menor precio del salmón, que cayó 20% respecto al mismo periodo del año anterior. En relación con esto, el gerente general de Camanchaca dijo que «las devaluaciones generalizadas de las monedas de los principales países donde exportamos, respecto del dólar norteamericano, han generado bajas de demanda en esos países y, consecuentemente, puesto presión también a los precios en Estados Unidos, donde hoy nuestros competidores llegan con más ventajas y mayor ahínco producto de las prohibiciones rusas a la importación de salmón europeo. Estimamos que este fenómeno es temporal, pues los precios actuales están por debajo de su tendencia histórica de largo plazo».

En el negocio de pesca, en tanto, se observó una pérdida de US$7 millones, superior en US$1,7 millón a la de marzo 2014, «principalmente explicado por un lento inicio de la temporada de pesca por anomalías en la temperatura del océano, lo que afectó a las pesquerías de la anchoveta, jurel y sardina, consistente con una menor cuota de sardina y anchoveta para el año. Sin embargo, en el caso de jurel, a esta fecha las condiciones se han visto normalizadas», adujo Camanchaca, añadiendo que esta situación no cambia la estimación que la compañía tiene de capturar la totalidad de sus cuotas para 2015.

El negocio de «otros cultivos» anotó positivos resultados, con un Ebitda que mejoró en poco más de US$600.000 respecto de aquel de 2014, explicado por la producción mitilicultora, cuyo Ebitda fue de casi US$1 millón «por mejores rendimientos, menores costos y mayores precios respecto al mismo período del año anterior», cerró la firma acuícola-pesquera ligada a los empresarios Jorge Fernández y Francisco Cifuentes.

Descargue aquí el balance financiero íntegro del primer trimestre de Camanchaca: Análisis razonado 1T 2015