Como una invitación a celebrar el Día Mundial de los Océanos y dar a conocer la importancia del involucramiento de la comunidad en iniciativas exitosas de conservación marina en la zona central del país, se realizó la primera versión del Foro “Protegiendo Nuestro Mar”.

La subdirectora de Acuicultura del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), Alicia Gallardo, dio la bienvenida destacando la generación de estos espacios para involucrar a la ciudadanía en la sustentabilidad de los ecosistemas marinos.

“Sernapesca es conocido por su función fiscalizadora de la Ley de Pesca pero nuestra labor va mucho más allá, habiendo un compromiso con la conservación de la biodiversidad de nuestro país, donde acciones como este foro constituyen instancias de difusión para contribuir a generar una conciencia ambiental en la ciudadanía”, adujo Alicia Gallardo.Fuente: Sernapesca

De acuerdo con lo informado en el sitio electrónico del Sernapesca, en el foro se mostraron tres experiencias –dos de carácter público y una de carácter privado– y se hizo énfasis en el rol de las comunidades en el éxito de las figuras de protección de áreas marinas y en la importancia de la difusión del trabajo de conservación que realizan.

La primera en exponer fue Miriam Fernández, doctora en Pesquerías, profesora de la Pontificia Universidad Católica de Chile y directora de la Estación Costera de Investigaciones Marinas, instalada en Las Cruces (Región de Valparaíso), donde en 1982 se estableció la primera área destinada a la investigación del impacto humano en el ecosistema marino costero en el país.

“Establecimos una zona de control donde se prohibió el ingreso y la actividad humana y comprobamos no solo el alto impacto de los pescadores sino también la rápida capacidad de recuperación de los recursos y las especies investigadas, triplicándose la población de locos en pocos años”. Para Miriam Fernández, ahora el gran desafío es la difusión y el involucramiento de la comunidad para que esta zona deje de ser una concesión privada y pase a ser un área marina protegida de carácter público.

Gerardo Cerda, biólogo marino del Sernapesca Coquimbo y encargado de la Reserva Marina Islas Choros y Damas, se refirió al compromiso que han asumido los pescadores artesanales y operadores turísticos para desarrollar un Plan General de Administración, que se encuentra en trámite para su publicación oficial.

“En un trabajo permanente hemos realizado charlas a los pescadores, las juntas de vecinos y en las escuelas de la zona para que entiendan el sentido de porqué existe la reserva marina, pero aún queda por hacer para que la sientan propia y la cuiden”, comentó Cerda respecto del proceso vivido con las comunidades.

La tercera exposición fue sobre una experiencia, que está en pleno proceso, para declarar un área marina costera protegida de múltiples usos (AMCP-MU) en el archipiélago de Juan Fernández, a cargo de la bióloga marina Catherine González, quien ha acompañado este trabajo liderado exclusivamente por la comunidad.

“Aquí hay una experiencia de gobernanza donde han sido los pescadores quienes se han dado cuenta de la importancia de conservar la biodiversidad y han adoptado prácticas y regulaciones para cuidar los recursos que existen en el archipiélago”, destacó González, dando como ejemplo la reciente certificación internacional del Marine Stewardship Council (MSC), que demuestra que las prácticas son sostenibles y responsables.

Al final de la actividad se dio paso a un diálogo con los asistentes sobre la necesidad de dar a conocer los estudios de investigadores en estas zonas para que sirvan como herramientas de concientización para la comunidad. Asimismo, se hizo énfasis en la necesidad de generar una conciencia ambiental que permita comprender cómo el mar recibe los efectos de la actividad humana que se genera en tierra.