El pasado martes 30 de junio, el Consejo de Administración de Acuicultura (ASC, por sus siglas en inglés) emitió su borrador del Estándar de Producción Responsable de Alimentos Balanceados para consulta pública. Esta es una oportunidad para comentar sobre las propuestas que conforman este estándar amplio y exigente, que abarca los impactos ambientales, requisitos sociales y de bienestar, el uso de energía y otros criterios.

Aunque el documento también cubre los ingredientes utilizados para la fabricación de alimentos balanceados compuestos, una característica evidente del borrador del estándar es que la gran mayoría de los criterios se refieren a los ingredientes de origen marino, por ejemplo la harina y aceite de pescado. Los criterios de ingredientes terrestres, ya sean vegetales o animales, son muy breves en comparación. Esto quizás sorprende dado que las materias primas de origen marino son la minoría en la formulación, típicamente 10-15% según el peso.

“Sin embargo, la industria de ingredientes marinos debe ver esto como un cumplido, ya que el borrador del estándar no puede solicitar criterios que no se puedan cumplir o estándares que no estén disponibles”, puntualizó la Organización Internacional de Productores de Harina y Aceite de Pescado (IFFO, por sus siglas en inglés).

Sucede que la industria de ingredientes marinos ha recorrido un largo camino en los últimos años, estableciendo suministros con estándares independientes para la trazabilidad y el impacto ambiental que no están disponibles en otros sectores. En la actualidad, más del 40% del suministro mundial de harina de pescado cuenta con una certificación independiente, en comparación con menos del 5% de la producción mundial de soya.

En tanto, los estándares del ASC para los peces de cultivo también son muy respetados y ofrecen garantías para los supermercados y otros compradores. “Sin embargo, hasta que los ingredientes de alimentación balanceada terrestres puedan ofrecer los mismos niveles de garantía que el sector marino, los compradores tienen que reconocer que el estándar de fábrica de alimentos balanceados solo ofrece un nivel básico de garantía para los ingredientes terrestres, que constituyen la mayor parte de los alimentos balanceados”, sostuvo la IFFO en una nota de prensa.

El director general de esta entidad, Andrew Mallison, ahondó que acoje con agrado esta iniciativa de la ASC y cuando esté finalizado, “este estándar debería proporcionar la armonización a los requisitos de los alimentos balanceados dentro de los estándares actuales de acuicultura de la ASC para especies individuales. No obstante, existe una clara diferencia en las expectativas de los ingredientes de alimentos balanceados terrestres, que conforman la mayor parte de los alimentos balanceados, y los ingredientes marinos donde la producción responsable y trazable está bien establecida. Será interesante ver si las industrias terrestres siguen nuestro ejemplo”, concluyó Mallison.

Para más detalles sobre la harina y aceite de pescado certificado haga clic aquí; mientras que para mayores antecedentes sobre la consulta del ASC ingrese aquí.