(Faro de Vigo) La consejera para el Medio Rural y del Mar de la Junta de Galicia (España), Rosa Quintana, manifestó que “está empezando a remitir el número de células” que provocan la denominada “marea roja” que obliga al cierre de polígonos de cultivo de mejillón, con lo cual ha estimado que “los efectos de la toxina van a ir disminuyendo” en los próximos días.

“Estamos procediendo ya a la apertura de algunos polígonos”, explicó este martes 14 de julio la titular del departamento gallego. El sábado, según consta en el último parte del Instituto Tecnológico para el Control del Medio Marino de Galicia (Intecmar), reabrió en la ría de Arousa el primer polígono de mejillón tras dos semanas de cierre total.

Al respecto, Quintana comentó que está siendo “un año realmente sorprendente”, ya que “se incrementan las células con muchísima virulencia de un momento para otro”, algo de lo que se están investigando las causas; pero reivindicó el “buen funcionamiento” del Intecmar, que decreta el cierre “con total rapidez” cuando se detecta incremento de toxicidad.

De igual manera, la consejera recomendó a los ciudadanos que consuman “únicamente productos por los cauces legales”, para evitar “tener problemas”, ya que en estos momentos, aún con la toxina “remitiendo”, la mayoría de polígonos de mejillón siguen cerrados.