Tal como se había previsto se llevó a cabo la votación del proyecto de ley, en segundo trámite constitucional, que moderniza el sistema de relaciones laborales, introduciendo modificaciones al Código del Trabajo, el que fue aprobado en general por tres votos a favor de los senadores Juan Pablo Letelier, Adriana Muñoz y Carolina Goic y los votos en contra de los senadores Hernán Larraín y Andrés Allamand.

De acuerdo con lo informado en el sitio electrónico del Senado, los puntos adversos ya se dilucidaban en sesiones anteriores, como el derecho a huelga sin reemplazo, el caso particular de las pequeñas y medianas empresas (pymes), la creación de empleo, entre otros.

Según adelantó el presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, el senador Letelier, se podría votar en Sala el martes 18 de agosto y esperan tener el proyecto despachado a fines del mes de septiembre, antes que ingrese el proyecto de ley de Presupuestos 2016.

Garantizar el espíritu del proyecto

“Vamos a garantizar que el espíritu para lo cual se envió -para achicar la desigualdad- salga fortalecido. Es fundamental entender que la modernización de las relaciones laborales pasa por que exista la huelga efectiva en nuestro país, sin reemplazo; que exista titularidad sindical y a través de ese mecanismo se estimule el mayor diálogo al interior de las empresas, que hoy es muy precario; esta es una de las conclusiones que sacamos de todas las audiencias que tuvimos, que hay dos mundos: el de los empresarios y el de los trabajadores, con visiones contrapuestas y se requiere una dinámica más colaborativa y esperamos que con este proyecto se logre”, explicó el senador.

Para el legislador es fundamental que “se entienda que la Reforma Laboral no es el instrumento para crear Comisión de Trabajo y Previsión Social (Foto Senado.cl)empleo, como algunos han querido insinuar. El Código del Trabajo es para regular las relaciones y los derechos de los trabajadores. Además, algunas cifras han sido una tremenda irresponsabilidad para descalificarlos”.

Con respecto a los perfeccionamientos que se podrán trabajar una vez que sea aprobado por la Sala, están el abordar la situación particular de la micro y pequeña empresa. “Hay espacio para crear una mirada especial para las empresas de menos de 20 trabajadores. También es importante precisar lo que son los servicios esenciales, para evitar generar problemas sanitarios, de salud, por ejemplo”, agregó el Letelier.

Lamentan rechazo

Por su parte, la senadora Carolina Goic lamentó “que la derecha no haya estado dispuesta, ni siquiera, a votar la idea de legislar. Estamos hablando de un proyecto que busca fortalecer el diálogo social al interior de la empresa, fortalecer la capacidad que tiene los trabajadores para sentarse a negociar, de eso se trata”.

Asimismo, reiteró la necesidad de avanzar a la titularidad del sindicato y que la huelga sea un derecho efectivo, entre otros.

En tanto, la senadora Adriana Muñoz adelantó que se continuará debatiendo en temas como los pactos de adaptabilidad, que están instalados en la negociación colectiva; la titularidad sindical; la huelga, entre otras materias que se vendrán en la discusión en particular.

“Para mí, lo más importante es resguardar los principios que planteó la Presidenta de la República (…). Aquí hay que resguardar el que se rompa el plan laboral que existe del año 1979 y terminar con el paradigma cultural del economicismo que se pone por sobre los derechos fundamentales de los trabajadores, como son el tener mejores sueldos y mejores relaciones laborales”, precisó.

“Limita la libertad de los trabajadores”

Una mirada distinta es la que dio a conocer el senador Hernán Larraín. “Este proyecto tiene serias falencias que hacen que sea inevitable rechazarlo tal cual está. Limita gravemente los derechos y la libertad de la inmensa mayoría de los trabajadores que no están en el sindicato, y hoy representan el 85% de los trabajadores”.

Además, “no se hace cargo de la situación de los trabajadores cesantes, porque rigidiza la capacidad del empleo y no se refiere a los trabajadores públicos”.

“Esta iniciativa -continuó- lamentablemente afectará la creación de empleo, como lo dijeron diversos especialistas, y pero aún en un país que está paralizado económicamente. Pensamos que este proyecto, de aprobarse tal cual está, limitará las posibilidades de crecimiento que el país requiere con urgencia”.

El congresista adelantó que presentarán una serie de indicaciones para poder subsanar estos y otros temas de relevancia.

“Deja fuera a mujeres y jóvenes”

Postura similar hizo presente el senador Andrés Allamand, quien sostuvo que rechazaron la iniciativa porque les parece “que este es el autogol definitivo de la Nueva Mayoría. No le dice una palabra ni a las mujeres ni a los jóvenes, que son donde tenemos los mayores problemas de empleo”.

Además, “tiene una arquitectura que apunta a generar un monopolio sindical, donde la situación de las pymes, que son las generan más empleo, van a ser completamente desmedradas. Lo digo con todas sus letras, si este proyecto no cambia, las pymes simplemente se van de espalda”, argumentó.

Para el senador se está frente a una reforma “peor que la tributaria y le hemos dicho al gobierno que este proyecto está muy mal pensado, pero sí estamos dispuesto, como siempre a corregir, pero no a avalarlo así como está”, concluyó Allamand.