Pasadas las 19:00 hrs. de este jueves 23 de agosto concluyeron las labores de contención del hidrocarburo derramado en la bahía de Quintero, Región de Valparaíso, luego que las unidades marítimas y embarcaciones menores dijeron no apreciar más trazas del combustible tipo IFO 380 en la zona afectada.

Tras concluidas las inspecciones, el gobernador marítimo de Valparaíso, Rodrigo Vattuone, cifró en cerca de 500 los litros del hidrocarburo que se habrían escurrido por una fisura del buque tanque “Doña Carmela”, y dijo haber comunicado al armador que “la autoridad marítima caduca el certificado general de seguridad a la embarcación y también suspende el zarpe, por lo que la nave se mantiene fondeada a la gira”.

Un solo casco

La nave, que presentaba una fisura en el tanque número dos, ha sido cuestionada por las autoridades debido a su antigüedad -fue construida en 1979-, lo que no permitiría trabajar con alta tecnología en este tipo de procedimientos. Tanto es así que uno de los factores determinantes en que el hidrocarburo fuera vertido directamente al mar, es que se trataba de un buque tanque de un solo casco, mientras que 1990 la norma internacional impide la operación de embarcaciones de este tipo y exige que las naves utilizadas para estos fines tengan doble casco.

Tras conocer la noticia y sobrevolar el lugar del derrame, el ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier, informó que ya se comunicó con el Consejo de Defensa del Estado para evaluar una acción judicial en contra de quienes resulten responsables del hecho.

“Esperaremos los antecedentes que provea el fiscal que se ha constituido para el efecto. Mientras, nosotros con el Consejo de Defensa del Estado estamos analizando la posibilidad de interponer una demanda por daño ambiental”, afirmó el secretario de Estado.

Por su parte, el director del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) para la Región de Valparaíso, Marcelo Arredondo, también comunicó que están evaluando interponer querellas contra quienes resulten responsables.

“Patio trasero”

Durante la jornada, el presidente de la caleta de Horcón, Justiniano Lagos, manifestó que toda el área de manejo pesquero de la zona “ya no soporta más, queremos salvarla, tenemos el propósito de cultivar algas para atrapar metales pesados e hidrocarburos pero de nada nos sirve con estos casos contaminantes que nos hacen volver a cero cada vez”.

El dirigente fue más allá y exigió que “el gobierno tome cartas en el asunto y que esto pare de una vez por todas”. Con todos los niveles de seguridad y tecnología existentes “¿cómo van a pasar estas cosas?”, se preguntó Justiniano Lagos, concluyendo: “parecemos ser el patio trasero de Chile”.

Para este viernes, en tanto, la autoridad marítima determinó realizar un nuevo patrullaje aéreo, marítimo y terrestre en el área afectada, con el objetivo de verificar que no existan restos del hidrocarburo.

También le puede interesar: Oceana criticó gestión de ENAP por derrame de hidrocarburo en bahía de Quintero