A continuación reproducimos una columna de opinión del consultor pesquero Rodrigo Azócar sobre la posibilidad de declarar al recurso reineta como especie altamente migratoria y, por ende, permitir que los pescadores traspasen las fronteras de sus regiones para capturarla:

“El conflicto pesquero que se viene está relacionado con la reineta. Sobre esta especie marina se sabe poco o nada, pero ha sido la que actualmente está sosteniendo la flota de lanchas de la Región del Biobío, una parte de las lanchas de la Región de Los Lagos, y también de forma cada vez más importante a la industria pesquera de Aysén.

El problema es que la reineta representa algo así como la malla rota, un forado en la red por donde se escapan los peces.

Hoy, al ver las declaraciones en prensa del secretario regional ministerial (seremi) de Economía de la Región de Aysén, Mark Buscaglia, decidí escribir esta nota que representa el pensamiento de todos aquellos que creemos en que el “manejo pesquero” es la forma de lograr la sustentabilidad de las pesquerías.

En efecto, el seremi admite sin tapujos en el diario el Divisadero del miércoles 12 de agosto, que ‘las flotas de otras regiones del país vienen recurrentemente a extraer estos recursos en las aguas de esta región’. Y agrega que ‘estamos hablando de aguas que están siempre fuera de los canales aguas de mar abierto’.

Esto es un importante reconocimiento oficial de una realidad concreta que ya habíamos denunciado en este mismo medio con motivo de la modificación de la fecha límite para la instalación de los posicionadores satelitales en las embarcaciones artesanales mayores de 12 metros de eslora, que fue extendida debido a una moción parlamentaria desde febrero a agosto de este año.

Respecto de estas afirmaciones, lo que el seremi sostiene, es que existe la pesca ilegal, que es una actividad recurrente y que está en conocimiento de las autoridades. Sobre ello, el seremi debería poner a disposición de la Fiscalía los datos que dispone, porque nadie puede venir a pescar reineta sin autorización desde otras regiones para luego desembarcarlas para su comercialización, ya que no estaría cumpliendo con los requisitos que exige la ley de pesca para la visación obligatoria que debe realizar el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca).

En segundo lugar, el seremi puntualiza que no existe desembarque de reineta en la Región de Aysén, relativizando, a mi modesto entender, la importancia económica del uso del recurso reineta en la región. La verdad es que sí se desembarca reineta en este territorio, incluso es hoy el recurso que sostiene a la actividad pesquera local, siendo aproximadamente el 40% del total de la materia prima que elabora o procesa el sector.

Quisiera pensar que solo está desinformado el seremi de nuestra región y que no está alineado con la propuesta empujada desde el nivel central (subsecretario de Pesca y Acuicultura) para darle salida a este conflicto que comienza a escalar, por la vía de declarar esta especie como altamente migratoria.

¿Qué significa declarar a la reineta como especie altamente migratoria y qué efectos tiene la medida? Para responder es necesario analizar algunos datos. La reineta está declarada como especie en libertad de pesca (no tiene cuota de extracción anual) asimilada a un régimen de plena explotación, definición que no existe en la ley de pesca. Además, tiene los registros cerrados, es decir no se pueden inscribir nuevos pescadores.

En el año 2014 se desembarcaron 35.000 toneladas con un marcado subreporte y el 83% fue descargado en la Región del Biobío. La mayoría de este desembarque fue obtenido ilegalmente en aguas de la Región de Aysén, en virtud de una resolución de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) que autoriza a naves del Biobío a operar en la Región de Los Lagos, sin embargo no en la Región de Aysén. El problema es que al no existir la obligatoriedad del uso del posicionador satelital hasta agosto de este año, las 90 embarcaciones autorizadas se transformaron en 250 y no solo capturaron reineta sino que también toneladas de congrios y merluzas durante tres años.

Los pescadores de Aysén no tienen registros de desembarques de reineta porque no tienen las embarcaciones adecuadas y al no tener esta información histórica no pueden participar en el futuro del Comité de Manejo de la Reineta, tampoco serán consultados en el caso de extender el área de operaciones de las flotas reineteras de otras regiones y lo más grave, tampoco tendrán participación en la definición de cuotas. En resumen, la Región de Aysén que tiene en sus aguas la reineta, no tendrá participación alguna sobre las medidas de manejo de este recurso.

Entonces, declarar la reineta como especie altamente migratoria es una medida que solo viene a blanquear la pesca ilegal ejercida por un esfuerzo pesquero ilegal en aguas de Aysén. Es una forma de deshacer la regionalización y abrir la puerta para que la mayor flota pesquera, la de la Región del Biobío, puedan pescar por todo el litoral chileno desde Arica (Región de Arica y Parinacota) hasta Punta Arenas (Región de Magallanes), y como ya sabemos no solo reineta, sino también congrios, merluzas, que actualmente salen sin control por medio de la operación de esta flota que se compone de unas 400 embarcaciones altamente tecnológicas.

Por esto es importante la declaración del seremi Buscaglia, pues es la primera autoridad regional que reconoce que el problema de la pesca ilegal es real y recurrente, y por lo tanto debe ser fiscalizado”.