Abordar los nuevos desafíos para la Acuicultura de Pequeña Escala (APE) en el río Lingue fue el tema central del taller que realizó la Federación de Pescadores Artesanales de Mehuín (Fepacom), en conjunto con la Dirección Zonal de Pesca y Acuicultura de las regiones de La Araucanía y de Los Ríos, actividad que contó con la presencia de autoridades regionales, profesionales de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca), investigadores del área de las ciencias del mar, actores vinculados con el desarrollo local, además de dirigentes, buzos y pescadores de Mehuín.

La iniciativa es motivada a raíz de la reciente entrega oficial de las concesiones de acuicultura en el río Lingue a los sindicatos de la Fepacom, tramitación que culminó exitosamente luego de casi diez años de espera por parte de las organizaciones locales.

De acuerdo con lo informado por la federación de pescadores de Mehuín en un comunicado de prensa, el hito es celebrado por los hombres de mar ya que les permitirá formalizar y potenciar una actividad productiva que por décadas han desarrollado los buzos de la zona.

Exposiciones

Las exposiciones que abrieron la jornada de trabajo estuvieron a cargo de los investigadores Javier Valencia y Juan Carlos Sánchez de Fundación Chinquihue y Fundación Chile, respectivamente, quienes abordaron temáticas en torno a experiencias, desarrollo y proyecciones de la Acuicultura de Pequeña Escala, tópicos que posteriormente fueron desarrollados en mesas de trabajo.

Taller sobre acuicultura en Mehuín (Fuente: Fepacom)

Al respecto, el presidente de la Fepacom, Joaquín Vargas, manifestó que con esta instancia se busca generar un programa de desarrollo para la acuicultura en el río Lingue. En esta línea, enfatizó: «Nuestro objetivo es que cualquier proyecto que implementemos sea construido con los pescadores, utilizando los conocimientos que ellos tienen del río y mejorando las formas de cultivo que les ha permitido mantener esta actividad por muchos años».

Por su parte, el director zonal de Pesca y Acuicultura para La Araucanía y Los Ríos, Guillermo Rivera, comentó que el taller se inserta en la Política Regional de Pesca y Acuicultura de la Región de Los Ríos (PRDPA) y además «es plenamente concordante con el énfasis que la Subpesca le otorga a la Acuicultura de Pequeña Escala, en especial la que desarrollan los pescadores artesanales y sus organizaciones, como una forma efectiva para diversificar sus ingresos», aseguró el personero de gobierno.

La actividad fue seguida atentamente por los consejeros regionales Waldemar Zúñiga, Carlos Rodríguez y Arturo Norambuena; el director regional del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), Germán Pequeño; el representante de la Armada, sargento Rodrigo Cutiño; los representantes de la Dirección Zonal de Pesca y Acuicultura de la Región de Los Lagos, Martina Delgado y Jurgen Betzhold; la representante de The Nature Conservancy, Layla Osman; el subgerente de Asuntos Públicos de Arauco, Juan Anzieta; el equipo de Implementación y Seguimiento de la PRDPA, encabezado por su coordinadora Mónica Pino; además de dirigentes, buzos y pescadores de Mehuín.

Inauguración simbólica

En la oportunidad, los presentes participaron de la inauguración simbólica de las concesiones de acuicultura que permitirá que los sindicatos de pescadores artesanales Nº 1 de Mehuín, Nº 2 de Mehuín y Sitimar puedan proyectar formalmente su trabajo en el río Lingue.

Esta actividad económica se remonta a inicios de la década de los ’80, cuando buzos de la zona comienzan de manera incipiente el manejo de la especie choro zapato (Choromytilus chorus), a través de la siembra de semillas extraídas desde un banco natural situado en la desembocadura del río. La constancia de estas prácticas de manejo a partir del conocimiento local ha permitido la sostenibilidad de la acuicultura, transforma hoy en día en una importante fuente de ingresos para las familias de Mehuín en periodos del año en que decaen otras actividades productivas como la pesca de sierra y corvina.

Vea el siguiente video preparado por la Fepacom donde se detalla cómo después de diez años las organizaciones de pesca artesanal de la zona consiguen que el río Lingue sea decretado como Área Apta para la Acuicultura (AAA) e inician la tramitación de concesiones: