A través de una noticia publicada en su sitio electrónico durante la mañana de este lunes 28 de septiembre, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) confirmó la detección de 5.602 toneladas de harina de pescado no declarada, distribuidas en tres bodegas de una comercializadora no registrada ante la institución. El gigantesco hallazgo (el más grande en la historia del Servicio) se produjo en el marco de una auditoría iniciada en julio de este año, tras detectar eventuales irregularidades en los sistemas de pesaje de dos compañías pesqueras.

Así lo detalló el director nacional del Sernapesca, José Miguel Burgos, quien recordó que “a raíz de la detección que hicimos en el mes de julio de eventuales irregularidades en los sistemas de pesaje, constatamos que el desembarque de pesca pelágica (sardina y anchoveta, principalmente) podría ser mayor al declarado por las empresas”.

Desde la entidad pública también ratificaron que fruto de este hallazgo se abrió una nueva línea de investigación que permitió detectar a la comercializadora Salmones de Chile Alimentos S.A., no inscrita en el Sernapesca. En las bodegas de esta empresa, ubicadas en las comunas de Coronel y Cabrero (Región del Biobío), se detectaron las más de 5.000 toneladas de harina de pescado sin acreditación de origen legal. La harina incautada tiene etiquetas de elaboración de la Pesquera Bahía Coronel.

El valor estimado del producto incautado alcanza aproximadamente los $7.800 millones, es decir, cerca de US$11 millones al tipo de cambio actual.

La directora regional del Sernapesca Biobío, Marta Araneda, destacó el trabajo de fiscalización realizado por el Servicio. “Este fue un trabajo de mucho esfuerzo con todo el equipo de fiscalización tanto del nivel central como del regional, que involucró el análisis documental y actividades en terreno”. Respecto del destino que tenía esta harina de pescado, la autoridad precisó que sería principalmente comercializada dentro del mercado nacional.

Pesca ilegal

En la misma nota de su página web, el Sernapesca informó que los primeros análisis evidencian que la harina incautada corresponde a un 18% de reducción, es decir que para producir este volumen se utilizaron más de 31.000 toneladas de sardina común y anchoveta en el proceso. “Estamos hablando de decenas de miles de toneladas de recursos que habrían sido pescadas ilegalmente, con el grave impacto que esto produce para la sustentabilidad de estas pesquerías, y para la economía de las comunidades pesqueras artesanales”, reiteró José Miguel Burgos.

Finalmente, desde el Sernapesca se informó que ya se cursaron las respectivas citaciones al tribunal tanto a la comercializadora Salmones de Chile Alimentos S.A., como a la Pesquera Bahía Coronel, por no acreditación de origen legal y entrega no fidedigna de información estadística pesquera, respectivamente. Lo anterior, sin perjuicio de otras acciones legales que pudieran iniciar otras entidades fiscalizadoras vinculadas con el sector pesquero.