La Confederación Nacional de Pescadores Artesanales de Chile (Conapach) se refirió en su sitio electrónico a la inminente licitación de licencias transables de alrededor de 10.000 toneladas de sardina común, correspondiente al 5% anual de la fracción de cuota industrial definida por el Rendimiento Máximo Sostenible (RMS), una cifra tope de la cuota global que gatilla la licitación, que es definida por los científicos y está descrita en la ley de pesca.

De acuerdo con lo publicado por la Conapach, el porcentaje debiera ir directamente al sector artesanal, no tan solo porque no tienen opción de competir con la gran industria, sino porque ha sido la pesca artesanal fundamentalmente la que ha enfrentado las consecuencias económicas que trajo consigo las menores cuotas a los que se han visto enfrentados estos tres últimos años.

César Jorquera (Foto: Conapach.cl)“Los pescadores artesanales estamos en contra de la licitación. Estimamos que ese 5% anual debe pasar directamente a la pesca artesanal. Lo que se pretende hacer aquí es un negocio, porque nosotros no tenemos las garantías económicas que tiene la industria para participar de la licitación de una cuota que anteriormente era de ellos mismos. No podemos competir con los grandes industriales, es muy desigual”, enfatizó César Jorquera, quien es director de la Conapach y presidente de la Asociación Gremial de Pescadores Artesanales de San Vicente, Talcahuano y Caleta Chome, en la Región del Biobío.

Para el dirigente, los pescadores artesanales y sus familias siguen “pagando los platos rotos” de la baja en las cuotas porque, a su juicio, se han reducido hasta llegar al Rendimiento Máximo Sostenible y ahora serán los mismos u otros industriales los que obtendrán el porcentaje a licitar.

“Para los artesanales estos tres últimos años han sido tan malos que nadie tendrá el dinero para optar a la licitación, y si llegaran a hacerlo, será un selecto grupo de artesanales, aquellos que forman parte de grandes conglomerados y que son los más poderosos dentro del rubro. Esto solo aumentará la gran desigualdad que existe en el sector artesanal. Los más pequeños no tendrán opción alguna, por lo que será un ‘saludo a la bandera'”, argumentó Jorquera.

Por su parte, la presidenta de la A.G. de Armadores de Embarcaciones Menores de la Caleta de Coliumo (Región del Biobío), Paula Reyes, Paula Reyes (Foto: Conapach.cl)también aseguró que tienen nula posibilidad de entrar a la licitación, “porque la cuota de extracción ha sido baja y hemos quedado con deudas millonarias con bancos y pesqueras. Hoy los pescadores artesanales de embarcaciones menores de 12 metros tienen que optar por un RAE (Régimen Artesanal de Extracción) o un bolsón, que en muchos casos no superan las 60 toneladas, situación que consideramos una burla porque en el caso del RAE quedó amarrada en la ley de pesca por 15 años”.

Reglamento

Respecto al reglamento que regirá dicha licitación, César Jorquera detalló que aún no ha sido definido y está siendo elaborado a “puertas cerradas” por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca). “Me imagino que la Subsecretaría le tomará el parecer al Comité de Manejo, ya que ahí están nuestros representantes, los industriales y la misma autoridad”, puntualizó el dirigente.

Otra de los problemas que, según Jorquera, se puede suscitar, es que al licitar el porcentaje de las cuotas ingrese la Asociación Gremial de Pequeños y Medianos Empresarios Pesqueros de la Región del Biobío (Pymepes), que actualmente no tiene cuotas y en caso de obtener un porcentaje, como no poseen embarcaciones, “pasarán a vender los derechos a los pescadores debilitando más a la pesca artesanal y bajando la rentabilidad del recurso”, afirmó.

Al respecto, Paula Reyes complementó que espera que “esta vez los senadores de la Comisión de Pesca actúen en apoyo a nuestro sector y respalden a la pesca artesanal permitiendo que ese pescado que está disponible vaya en ayuda de los que hoy tienen menos y no se vaya a manos de la Pymepes”.

Para terminar, el dirigente de San Vicente advirtió que las cuotas de 2016 ya han sido definidas y que aun cuando los informes científicos han ido mejorando en las cifras, la cuota inicial del próximo año será menor que con la que iniciaron 2015. “En este sentido, creemos que la Subpesca manipuló la asignación de la cuota inicial de 2016, para que así la fracción industrial a licitar sea mínima. Esto afecta al sector artesanal instalando nuevamente un escenario incierto para el próximo año”, concluyó Jorquera.