(Lainformacion.com) “El Órgano de Apelación concluye que los Estados Unidos no ha puesto su régimen de etiquetado dolphin safe para los productos de atún en conformidad con las recomendaciones y resoluciones del OSD” (Órgano de Solución de Diferencias), estipula un informe publicado el pasado viernes 20 de noviembre en el portal web de la OMC.

Así, las autoridades estadounidenses deben modificar sus prácticas de etiquetado “en conformidad con las obligaciones que les corresponden”, añade.

Previamente, la OMC ya había determinado en un fallo de apelación que Estados Unidos debía adecuar su legislación para admitir la entrada de latas de atún mexicano etiquetadas con la mención “delfines seguros” (“dolphin safe”), pero las autoridades norteamericanas se negaban a hacerlo, alegando que la pesca se realiza con redes que provocan la muerte de los cetáceos.

La secretaría de Economía de México celebró este viernes la decisión de la OMC y advirtió que tomará medidas contra Estados Unidos si no acata la decisión.

De no modificar su etiquetado, “el gobierno mexicano podrá iniciar acciones para suspender beneficios comerciales en contra de los Estados Unidos”, puntualizó la secretaría.

“Negarle el etiquetado a la mayoría de las exportaciones mexicanas y otorgársela a las exportaciones similares de terceros países, equivale a un trato discriminatorio que ha afectado de manera injusta la competitividad del atún mexicano en el mercado de los Estados Unidos”, alegó el gobierno de México.

Según las autoridades mexicanas, el mercado estadounidense del atún en lata representa “miles de millones de dólares”.

Esta controversia, que data de 1991 y había sido tratada inicialmente por el GATT -el organismo predecesor de la OMC-, ha buscado solución en diversos paneles.

El primero de ellos había dado la razón a Estados Unidos, pero la apelación revirtió el fallo.