Un nuevo caso de operación fuera de área autorizada fue detectado en las aguas exteriores de la Región de Aysén, en una fiscalización conjunta del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) y la autoridad marítima. El operativo se realizó entre el domingo 22 y lunes 23 de noviembre, en el marco de la fiscalización por el cierre de la cuota del bacalao de profundidad.

Así lo informó el director regional del Sernapesca, Cristián Hudson, quien detalló que “en una fiscalización en zona de pesca a bordo de naves de la Armada, se detectaron cuatro naves reineteras operando en aguas exteriores de la Región de Aysén”.

La autoridad explicó que, con motivo del cierre de la cuota del bacalao de profundidad, se coordinó una fiscalización interinstitucional con las capitanías de Puerto de Melinka y Puerto Aguirre. “Además, teníamos antecedentes proporcionados por nuestro Centro de Monitoreo y Control Satelital, de la presencia de embarcaciones en aguas de la Región de Aysén, las que presumiblemente se encontraban operando sobre la reineta”.

Con estos antecedentes se dispuso el zarpe de tres unidades navales con las cuales se cubrió la zona geográfica desde el límite norte de la Región de Aysén hasta la Isla Ipún, en la misma región. “En dicho operativo se detectaron cuatro embarcaciones con matrícula de Lebu (Región del Biobío), las que navegaban rumbo norte, específicamente hacia la Región de Los Lagos, por lo que se procedió a abordarlas para realizar los procedimientos de fiscalización correspondientes”, añadió Hudson.

En las bodegas de las embarcaciones se halló un total de 33 toneladas del recurso reineta en estado fresco, por lo que tras verificar que se encontraban realizando faenas de pesca en un área no autorizada, fueron escoltadas hasta el puerto de Melinka. Tanto los patrones como los armadores de las embarcaciones fueron citados al Juzgado de Letras de Aysén por infringir la Ley General de Pesca y Acuicultura (LGPA).

De igual manera, mientras se navegaba en dirección a Melinka, la autoridad marítima interceptó otras dos naves artesanales, también con matrícula de Lebu, que navegaban hacia zona de pesca con rumbo sur, por lo que también fueron escoltadas hacia el puerto de Melinka y notificadas por la Armada, ya que navegaban en zona no autorizada en su zarpe.

Segunda detección en diez días

Esta fiscalización se suma a la desarrollada el 14 de noviembre, donde se detectó a dos embarcaciones de Lebu que se dirigían a realizar operaciones de pesca en la Región de Aysén, las que mantenían el dispositivo de posicionamiento satelital automático apagado, cursándose las citaciones correspondientes.

Por lo anterior, el director nacional del Sernapesca, José Miguel Burgos, junto con subrayar la importancia y efectividad de la fiscalización conjunta entre el Sernapesca y la Armada, adelantó que se mantendrán los controles en las zonas de pesca, de manera de asegurar que embarcaciones pesqueras de otras regiones no penetren en la Región de Aysén.

Vea también: Sector pesquero de Aysén llama a unirse para evitar que flota del Biobío capture reineta