El Comité de Varamientos de la Asociación de Médicos Veterinarios de Fauna Silvestre de Chile (Amevefas) se refirió al varamiento masivo de ballenas que se conoció recientemente, recordando que durante el mes de mayo de este año se reportó un evento de mortalidad inusual de 39 ballenas sei (Balaenoptera borealis) en el golfo de Penas, hecho denunciado a las autoridades locales por la Dra. Verena Häussermann del Centro Científico Huinay de la Fundación San Ignacio del Huinay.

A raíz de ello, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), la Fiscalía de Aysén y la Brigada Investigadora de Delitos contra el Medioambiente de la PDI (Bidema) llevaron a cabo una investigación en terreno con el apoyo logístico de la Armada de Chile. En la oportunidad se obtuvieron diversas muestras biológicas, se confirmó la especie afectada (ballenas sei) y también se obtuvieron resultados preliminares que hicieron suponer un evento de intoxicación por ácido domoico y/o saxitoxina (mareas rojas). Se concluyó que no habían antecedentes para sospechar intervención humana directa en las muertes de los ejemplares y la investigación fue cerrada por la Fiscalía.

Sin embargo, el Comité de Varamientos de la Amevefas dijo que “desafortunadamente” hace una semana se enteraron por una presentación en el “Primer Seminario de Investigación de Grandes Cetáceos” y posteriormente por la prensa nacional e internacional, del hallazgo de otras 337 carcasas de ballenas (probablemente sei) en tres localidades cercanas al primer hallazgo en los fiordos de Aysén, en un área cercano al Parque Nacional Laguna San Rafael.

Lea: El misterio de las 337 ballenas varadas en la Patagonia Chilena

De acuerdo con lo publicado por el sitio oficial de National Geographic, este descubrimiento fue realizado mediante sobrevuelos realizados por un equipo de investigadores hace cinco meses (junio). Tras conocer esta información, el ente de la Amevefas manifestó que hasta donde tienen entendido no se dio aviso oficial al Sernapesca, ni por ese medio a la Fiscalía, en relación con los nuevos antecedentes para la investigación que en esos momentos estaba en curso. Dada la denuncia reciente, el Ministerio Público reabrió el caso y se dio a la Bidema la correspondiente orden de investigar, por lo que se baraja en estos momentos la posibilidad de una nueva expedición al lugar para investigar más detalladamente en el sitio del suceso.

Ballena varada en el sur de Chile (Créditos de foto AFP)

“Nosotros, como Comité de Varamientos de la Amevefas, hemos estado recabando antecedentes respecto a estos hechos y en base a la información y documentos recopilados, consideramos que puede haber existido una omisión importante por parte del grupo de científicos, quienes sabiendo de este nuevo hallazgo, decidieron no notificar a las autoridades correspondientes, lo que ha atrasado por meses la investigación en campo. Adicionalmente, tenemos evidencia escrita de que este grupo de investigación considera la intoxicación por mareas rojas como la causa más probable del varamiento. Esto, desde nuestro punto de vista como médicos veterinarios atenta además contra la salud pública. Debemos recordar que esas son zonas de pesca y en base a eventos similares ocurridos en el hemisferio norte, cuando se afectan los mamíferos marinos quiere decir que la concentración de estas toxinas en el medio ambiente debe ser muy elevada, por lo que al tener antecedentes que hacían suponer un evento de esas características era imperante que las autoridades, comunidad científica y población en general estuvieran informados y alertas”, enfatizó la Asociación de Médicos Veterinarios de Fauna Silvestre de Chile.

Por lo anterior, la entidad subrayó que solicitarán, con el apoyo de múltiples áreas de la academia, ONGs, organizaciones del sector privado, nacionales e internacionales, “que las futuras investigaciones se realicen de manera coordinada y con altos estándares éticos y técnicos. Asimismo, si bien en la primera investigación hubo participación de un colega de nuestro comité y de la Amevefas, en estos momentos estamos en proceso de solicitar oficialmente mediante los conductos regulares pertinentes la inclusión de un mayor número de colegas en este tipo de investigaciones. De igual forma, queremos subrayar la importancia de favorecer el trabajo multidisciplinario para alcanzar resultados concluyentes. Los ojos del mundo, sobretodo de la comunidad científica marina, están puestos en nuestro país, porque debido al tan elevado número de ejemplares afectados la noticia ha causado un revuelo internacional y nacional”, concluyó la Amevefas.