Un positivo balance de las operaciones del transporte de carga realizó la Asociación de Industriales Pesqueros (Asipes), ya que en la temporada de pesca de sardina y anchoveta -que comenzó en noviembre y concluyó a fines de diciembre- no se produjeron derrames en la vía pública.

Según explicó la jefa de Medioambiente y Estudios del gremio, Macarena Cepeda, este año lograron certificarse 65 camiones con el sello de “transporte pescadores industriales” cumpliendo con el 100% de hermeticidad, lo que sumado a la capacitación de choferes, la creación de protocolos y fiscalizadores que controlan día y noche en los sitios de salida de los vehículos de carga, hicieron que fuera posible llegar a “cero derrame”.

Transporte pesquero (Foto gentileza: Asipes)

“Estamos muy conformes y satisfechos. Esta es la noticia que siempre quisimos dar cuando pensamos en implementar este programa de certificación. Tuvimos resultados muy positivos en comparación con los ciclos anteriores, lo que demuestra que el sistema es 100% efectivo. En este sentido, quiero destacar el esfuerzo que está haciendo la industria, porque se ha demostrado voluntad por seguir los protocolos, colaborar con las recomendaciones que se les hizo y realizar una importante inversión en sus camiones”, destacó Macarena Cepeda, detallando que el Programa de Certificación de la Flota de Transporte de Pesca tuvo una inversión cercana a los $345 millones.

La profesional precisó, además, que la hermeticidad de la flota se acompaña de un conjunto de medidas que ayudó para que el desempeño del transporte de pesca sea más eficiente. “El mayor logro de este sello fue el compromiso adquirido por parte de los choferes de los camiones, quienes se dieron cuenta que en ellos hay una responsabilidad tan importante como el de las empresas. Todos estaban en conocimiento previo de las rutas de transporte de pescado, las condiciones que debían cumplir, con una preocupación permanente del cierre hermético de las bateas. Esto en un comienzo fue difícil, pues costó hacerles entender que gran parte del cambio cultural pasaba por su apoyo. Por eso, junto con mejorar los sistemas de transporte, se hizo un trabajo mucho más constante y permanente con los transportistas, de manera que todas las partes estuvieran involucradas en el éxito del programa”, afirmó.

Transporte pesquero (Foto gentileza: Asipes)

Macarena Cepeda enfatizó que esta es una tarea de mejoramiento continuo y que, por lo tanto, siempre hay espacios para seguir elevando el estándar de desempeño. Adelantó que se evalúa incorporar a todos los actores que son parte de proceso de pesca, ya que “la idea para más adelante es involucrar a la totalidad de las empresas que reciben pescado –en este caso sardina y anchoveta- y así poder contar con una fiscalización permanente en todos los puntos de descarga artesanal”.

“Tenemos que seguir con las revisiones de nuestros camiones, con chequeos de hermeticidad previo a cada temporada y, por supuesto, mejorar y recambiar los equipos que vayan presentando alguna deficiencia. Evaluar si es necesario incorporar equipos de sello automático o hidráulico, de manera de asegurar que el cierre sea eficiente y oportuno”, puntualizó la jefa de Medioambiente y Estudios de la Asipes.