(Pulso) La familia Fosk tiene una larga trayectoria empresarial en Chile. En los últimos 30 años han impulsado Quiborax, la mayor productora de ácido bórico en el país -que se ha visto involucrada en el financiamiento irregular de la política, en el caso específico de Jaime Orpis-, una planta solar fotovoltaica con E-CL en Arica y la pesquera Landes, ubicada en la Región del Biobío.

Respecto a esta última compañía, en 1960 Eduardo Fosk y Eduardo Bohorodzaner se unieron para dar inicio a la que partió siendo una productora exclusiva de harina y aceite de pescado, pero que hoy se dedica además a la pesca de anchoveta, jurel, sardina y jibia. Y el plan es seguir creciendo. Pesquera Landes acaba de hacer una inversión de US$5 millones para consolidar nuevos procesos, mejorar la producción y ampliar la flota destinada a la captura de la jibia, esto apostando a que se siga manteniendo el 20% de la cuota en manos de los industriales, dentro de las que Landes se hace de cerca del 22%.

En 2015, Pesquera Landes adquirió un nuevo barco, el segundo de la flota destinado a la captura de la jibia. Esto, según explica el gerente general de la compañía, Álvaro Fosk, sobre la base de que van a mantener la asignación que como industria tienen de 40.000 de las 200.000 toneladas anuales que se extraen y que según indica los dirigentes artesanales de la zona norte del país buscan quitarles.

“Nosotros en la zona sur somos verdaderos socios de los pescadores artesanales que capturan jibia, no como en la zona norte donde no hay poder comprador industrial. (…) Quitarnos nuestra cuota y acceso a la jibia eliminará nuestra planta y las otras ubicadas en esta comuna y en Coronel y, de paso, la posibilidad que los artesanales jibieros de la zona sur vendan sus capturas”, asegura Fosk.

Según sostiene el ejecutivo de Landes, a octubre de este año el sector industrial le había comprado a los artesanales jibieros más de 13.000 toneladas, es decir, más del 60% de lo que desembarcaron en el puerto.

“Esto es la muestra de lo que planteo. En la zona sur la jibia es trabajo para ambos sectores”, agrega.

Junto a esto, Landes ha invertido cerca de US$15 millones de la mano de Profish para la investigación y apertura de mercados de nutrición animal con foco en el cultivo de peces, industria bovina y pellets para mascotas.

“Estamos evaluando invertir en una nueva planta de proceso para la fábrica de Talcahuano, pero la incertidumbre en el ordenamiento pesquero y en el ambiente de negocios en Chile, nos hace temer a la hora de tomar nuevos riesgos”, responde Fosk.

Ley de pesca

Otro de los temas que preocupa a Pesquera Landes de cara a 2016 es la moción de modificación a la ley de pesca.

“Nosotros creemos que atenta gravemente contra la estabilidad y futuro de la actividad pesquera, pues modifica profundamente la ley de pesca, aprobada hace menos de dos años y se abre a licitaciones totales de los recursos pesqueros chilenos, una práctica que no ocurre en ninguna parte del mundo, pues pone en riesgo la seguridad alimentaria de los países”, argumenta Fosk.

De acuerdo con el gerente general de Landes, el estado de alerta de la industria pesquera de la zona centro-sur del país es total frente a este tema, donde según afirma se verían afectadas 12.000 familias que dependen de esta actividad.

“Es muy lamentable que el lobby millonario que está detrás de esta moción haya llegado tan lejos aprovechándose del mal clima que impera hoy en nuestro país. Por ello quiero hacer un llamado de alerta a las autoridades de la Región del Biobío y en especial a los alcaldes de Talcahuano, Coronel y Tomé. Si la gente de nuestras comunas no se involucra activamente en el problema, esta modificación de la ley de pesca acabará con nuestro trabajo y nuestras empresas”, asegura Fosk.

Continúe leyendo la nota original publicada por el diario Pulso haciendo clic aquí.