El pasado viernes 26 de febrero, una lancha dependiente de la Capitanía de Puerto de Tierra del Fuego, junto a personal de Carabineros de la 3ª Comisaría de Porvenir y el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), realizaron un patrullaje conjunto programado en sector de Bahía Parry.

De acuerdo con lo informado, tras ocho horas de fiscalización en el mar se logró controlar a 25 embarcaciones, dando un total de 75 personas fiscalizadas. “En el procedimiento se detectaron sucesivas ilegalidades en faenas pesqueras, que no solo atentan la legislación vigente, sino que además ponen en riesgo la sustentabilidad de los recursos marinos de la región (de Magallanes), afectando el ecosistema y la propia actividad pesquera”, subrayaron desde el Sernapesca, detallando que el operativo arrojó 15 citaciones a tribunales de Punta Arenas y Porvenir, además de la incautación de recursos en dos embarcaciones.

En total fueron 1.040 unidades de caracol trophon -recurso actualmente veda- que fueron incautadas de la lancha motor “Discovery II”. La autoridad marítima y el personal del Sernapesca procedieron a decomisar el recurso para inmediatamente devolverlo al mar y atenuar el daño causado en esta extracción ilegal. El patrón de la embarcación quedó citado al tribunal competente por infracción al artículo 107 de la Ley General de Pesca y Acuicultura.

Posteriormente, y bajo el mismo mandato legal, más de 14.000 unidades de ostión del sur fueron rescatadas y devueltas al mar. Esta vez, debido a que el bote motor no contaba con autorización de zarpe ni con la matrícula correspondiente, ni tampoco la tripulación estaba inscrita en el Registro Pesquero Artesanal. “Todos estos son requerimientos legales para realizar actividad pesquera conforme con las leyes vigentes, velando por los recursos marinos y su sustentabilidad”, enfatizaron desde la institución fiscalizadora.