La Asociación de Industriales Pesqueros (Asipes) respondió al llamado de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) y del intendente de Los Lagos, Leonardo de La Prida, quienes solicitaron a las empresas socias del gremio colaborar con la emergencia ambiental provocada por el bloom de algas en la Región de Los Lagos y que ha significado la mortalidad de decenas de miles de toneladas de salmones.

Vea: A 26.000 toneladas de salmones asciende la biomasa perdida por algas nocivas

Según detalló el presidente de la Asipes, Luis Felipe Moncada, las empresas han acogido esta solicitud y han puesto a disposición ocho barcos para el traslado de peces desde los centros de cultivos hacia plantas reductoras de harina de pescado en la Región del Bíobio.

Harina de pescado (Foto Asipes)

“Se procesará harina de salmón en plantas que cuenten con al menos dos líneas productivas o que procesen solo esta materia prima, puesto que la elaboración de harina de salmón no puede mezclarse con la de harina que se elabora en base a los recursos sardina y anchoveta”, explicó Moncada, quien puntualizó que esta acción significa un “esfuerzo importante”, ya que desde la medianoche del jueves 3 de marzo se dio inicio a la temporada de sardina y anchoveta, lo que significa que las plantas están recibiendo la materia prima que compran a los pescadores artesanales.

[Tras veda: Se reportan los primeros desembarques de sardina y anchoveta en el Biobío]

Cumplimiento sanitario

El representante gremial precisó que también en respuesta a la emergencia se está elaborando la harina de salmón en una planta reductora en Talcahuano, otra en Coronel y una tercera en Calbuco (Región de Los Lagos), que cuentan con las autorizaciones sanitarias y ambientales respectivas.

En ese sentido, la jefa de Sustentabilidad de la Asipes, Macarena Cepeda, fundamentó que al igual que para la producción de harina de sardina, las plantas cuentan con las medidas de mitigación de olores adecuadas. “Por la rapidez con la que se ha actuado en el traslado de los salmones desde los centros de cultivo los ejemplares están siendo procesados frescos, por lo que no se espera tener episodios de olor”, estimó la especialista.

Aseguró que la harina de salmón elaborada con los ejemplares afectados por el bloom de algas no producen efectos negativos en animales que la consumen. “La diferencia está en que se debe utilizar un antioxidante químico y no natural como se haría en condiciones de normalidad”, explicó Macarena Cepeda, concluyendo que uno de los mercados principales es la comida de mascotas.