En el marco de la compleja situación que ha generado la Floración de Algas Nocivas (FAN), también conocida como bloom de algas, a salmonicultoras de la Región de Los Lagos, el director Nacional de Pesca y Acuicultura, José Miguel Burgos, estuvo en terreno realizando inspecciones a parte de los barcos pesqueros, plantas de harina y centros de cultivo con el objetivo de monitorear y fiscalizar las acciones que están llevando a cabo las empresas desde la semana pasada, y cuyas mortalidades aumentaron significativamente desde el lunes 29 de febrero.

En diálogo con AQUA, Burgos confirmó que entre jueves y viernes se sumaron tres centros de la Agrupación de Concesiones de Salmonídeos (“barrio”) N°7 -uno corresponde a un centro de acopio y otro cuyos peces habían sido sembrados recientemente- y dos del “barrio” N°1. Así, los centros de cultivo afectados suben a 29, con mortalidades que ascienden a 13.092.000 de ejemplares, equivalente a una biomasa cercana a las 26.200 toneladas.

Hasta ahora, las doce empresas que presentan pérdidas son: AquaChile, Blumar, Camanchaca, Salmones Austral, Marine Harvest, Australis Mar, Salmones Humboldt, Marine Farm, Cermaq, Ventisqueros, Caleta Bay y Salmones Aysén.

Coordinación

Burgos destacó el esfuerzo que están llevando a cabo varias de las compañías involucradas para sacar los peces muertos de las jaulas en los tiempos adecuados. Esto, subrayó, “con la finalidad de prevenir una emergencia sanitaria, para lo cual está operando toda la flota de la Región de Los Lagos y otros ocho barcos del Biobío, de modo de poder aumentar la capacidad extractiva y de procesamiento de las mortalidades”. De igual manera, detalló a AQUA que el Sernapesca cuenta con tres embacaciones propias que, junto con el apoyo de la autoridad marítima, estarán “monitoreando todo el fin de semana para que los planes de contingencia se desarrollen acorde con la normativa”.

Ante ello, el director nacional explicó que para el caso de aquellas mortalidades cuyo nivel avanzado de descomposición no permita su reducción para harina, se está evaluando con la Armada la eliminación en el océano fuera de las 60 millas para evitar cualquier riesgo a la salud humana, según lo estipulado en el Protocolo de Londres que regula la eliminación de desechos en el mar a nivel internacional.

“Haremos todo lo posible para que ello no ocurra y por esto la fiscalización es importante, de manera que solo cuando no tengamos otra alternativa se proceda a la eliminación en el océano, pues hay que recordar que Chile es miembro del Protocolo de Londres que permite esta posibilidad bajo estrictas condiciones; pero tiene que estar absolutamente justificado”, enfatizó.

Fuerza mayor

Esta semana, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura publicó dos resoluciones de fuerza mayor (N°1340 y N°1359) con el objetivo de entregar facilidades para agilizar los trámites asociados al movimiento de peces vivos desde los centros afectados hacia otros con mejores condiciones, así como también autorizar las solicitudes de cosechas anticipadas.

Además, las mortalidades están siendo derivadas a plantas de harina de pescado de la Región de Los Lagos, y este viernes se sumaron dos plantas del Biobío para aumentar la capacidad de procesamiento, o se han llevado para su eliminación a vertederos autorizados por el Servicio de Salud, con lo cual se han extraído aproximadamente 14.000 toneladas de las 26.000 de mortalidad registrada a la fecha.

Para cerrar, la autoridad acuícola-pesquera explicó que los peces mueren producto de la asfixia que les produce la microalga que mantiene altos niveles de concentración debido al aumento de temperaturas en el agua, y la falta de viento y lluvias asociados al evento climático de El Niño.

Fuente Sernapesca