Más de 27.733 toneladas (equivalente al 72% de la mortalidad total provocada por la Floración de Algas Nocivas, también conocida bloom de algas) ya ha sido retirada de los centros de cultivo afectados por esta contingencia.

Así lo informó el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) en un nuevo reporte sobre la emergencia que aqueja a la industria salmonicultora en la Región de Los Lagos.

La entidad detalló que 38 centros de cultivo se han visto afectados por la floración algal en las Agrupaciones de Concesiones de Salmonídeos (“barrios”) 1, 2, 3A, 6, 7 y 10B, con una pérdida que asciende a 23,8 millones de peces, lo que equivale a más de 38.500 toneladas de biomasa.

La subdirectora de Acuicultura, Alicia Gallardo, destacó el esfuerzo logístico que ha significado el retiro de estos volúmenes de mortalidad, equivalentes a 14 piscinas olímpicas llenas de salmones. “Se han dispuesto 125 embarcaciones, desde pesqueros de alta mar (PAM) hasta barcos artesanales y wellboats (naves que se utilizan especialmente para el traslado de peces de cultivo), trabajando con turnos de 24 horas y evitar así que esta contingencia provoque una emergencia ambiental o sanitaria”, subrayó la representante del Sernapesca.

A modo de ejemplo, la autoridad explicó que la maniobra de descarga de solo mil toneladas en una planta elaboradora de harina de pescado puede tardar más de doce horas, sin considerar los tiempos de carga y traslado.

Bloom de algas, salmones destinados a harina (Foto Sernapesca)

La mortalidad está siendo retirada desde los centros de cultivo con destino a plantas reductoras en las regiones de Los Lagos, Aysén y del Biobío. De igual manera, en forma preventiva, el Sernapesca está gestionando las solicitudes para el traslado de peces a otros “barrios”, en el marco de autorizaciones que establecen medidas excepcionales y que incluyen a todas las macrozonas de la Región de Los Lagos.

“Cabe destacar que las acciones se realizan bajo un estricto control y seguimiento sanitario”, aseguró Alicia Gallardo, quien confirmó que se han realizado 72 inspecciones a centros de cultivo de la zona afectada, incluyendo el 100% de los centros donde se han registrado mortalidades, donde además se ha fiscalizado el proceso de retiro de las mismas.

Punto de vertimiento

Por su parte, el director nacional del Sernapesca, José Miguel Burgos, informó que la Armada autorizó el vertimiento de 300 toneladas de mortalidad en alta mar, “en una zona segura establecida por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca)”. Esta posibilidad estaba considerada como una medida de emergencia para aquellos pescados cuyo avanzado estado de descomposición no permitiese su reducción para harina o bien pusiera en riesgo a las personas producto de la emisión de ácido sulfhídrico, por lo que tampoco sería posible disponerlo en un vertedero en tierra.

“Este vertimiento se realizará 75 millas mar adentro al norweste de la isla de Chiloé. Este punto reúne las garantías técnicas de profundidad y de corrientes para no afectar actividades pesqueras, de navegación y de interés medioambiental, según lo estipulado en el Protocolo de Londres que regula el vertimiento de desechos en el mar a nivel internacional”, detalló Burgos, quien precisó que la nave zarparía durante el curso de la tarde de este jueves 10 de marzo, llegando al punto de vertimiento a eso de las 08:00 hrs. del día siguiente.

La autoridad fiscalizadora enfatizó que en la embarcación viajarán funcionarios del Sernapesca para verificar la condición sanitaria de la maniobra y que esta se realice en el punto autorizado.

Causas del fenómeno

Los eventos conocidos como bloom de algas son floraciones masivas que se producen bajo condiciones climáticas de temperatura, salinidad, luminosidad, entre otros, asociadas al fenómeno de El Niño. Existen antecedentes de floraciones algales similares desde el año 1988, ocasión en la que también se registraron mortalidades significativas en salmones de cultivo, sin que existan reportes o denuncias de peces nativos afectados o varamientos en la zona.

Sobre las causas de este fenómeno, el jefe de la División de Acuicultura de la Subpesca, Eugenio Zamorano, explicó que “las condiciones climáticas durante este verano en la Región de Los Lagos han mostrado un fuerte predominio anticiclónico por sobre lo normal relacionado a la señal de El Niño. Esto ha provocado un déficit a la fecha de alrededor de un 70% en precipitaciones, altas temperaturas, cielos con poca nubosidad y vientos menos intensos asociados a condiciones atmosféricas mayormente estables. Por otro lado, las condiciones de temperatura en el agua de mar durante el mes de febrero de 2016 han sido más altas que las registradas en años previos para el mismo periodo, del orden de 2-4° C en superficie. Si bien la temperatura no explica la presencia de estas floraciones, este año han ocurrido condiciones prolongadas de calma y alta insolación, factores claves para iniciar y mantener una floración nociva”.

Zamorano afirmó además que estos eventos corresponden a un fenómeno global que ocurre en las zonas costeras del mundo con distintos niveles de recurrencia, la cual ha sido citada en condiciones de floración en Japón, Suecia, Noruega, Alemania, Dinamarca, Nueva Zelanda. Y ya había sido señalada para aguas chilenas en 2012 por Jorge Mardones y Alejandro Clément de Harmful Algal News.

Presione aquí para acceder a esa investigación de los científicos chilenos.