La Central Unitaria de Trabajadores de la Provincia de Llanquihue (CUT Llanquihue) volvió a emitir una declaración pública para manifestar su preocupación por los impactos ambientales y sociales que la Floración de Algas Nocivas (bloom de algas) está generando en la industria del salmón.

Fue así que el organismo de representación laboral, a través del director de su Departamento Marítimo, Juan Carlos Arias, reiteró su solicitud al Gobierno para que el seno de Reloncaví, en la Región de Los Lagos, sea declarado en estado de emergencia sanitaria. En dicha zona se ubica la Agrupación de Concesiones de Salmonídeos («barrio») N°2 donde las mortalidades superan el 90%, impactando a casi todas las compañías que operan en el sector.

Reconversión laboral

En materia estrictamente de empleo, para Arias «no existen medidas de reconversión laboral, solo buenas intenciones», y llamó a que los ministerios de Economía, Hacienda y Trabajo destinen los recursos necesarios para mitigar los efectos que el fenómeno algal está generando sobre las fuentes laborales.

«El Gobierno le pide a las empresas que ahora no incurran en despidos masivos, pero esto queda
sujeto solamente a la voluntad de ellas y, esto no es una medida que garantice mantener los puestos de trabajo», subrayó el director del Departamento Marítimo de la CUT Llanquihue, quien a su vez es vicepresidente de la Federación de Sindicatos Marítimos (Fesimar).