El Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) otorgó un plazo perentorio de cinco días a contar de este lunes 14 de marzo, para que las empresas salmonicultoras afectadas por el bloom de algas en la Región de Los Lagos realicen la disposición final de aquellas mortalidades de hace diez días o más.

La medida busca evitar que las mortalidades de cada centro de cultivo generen una emergencia ambiental, producto del pescado en descomposición. En ese sentido, la subdirectora de Acuicultura del Sernapesca, Alicia Gallardo, detalló que se le pidió a cada empresa entregar sus planes de acción con un plazo máximo de 24 horas, en el cual no se aceptará el uso de embarcaciones menores o no aptas para el manejo de este tipo de residuos.

La autoridad explicó que “la mortalidad de diez días o más no es apta para ser procesada como harina de pescado, por lo que deberá ser dispuesta en vertederos en tierra –siempre que lo apruebe la autoridad sanitaria y una vez que las empresas garanticen el tratamiento adecuado- o bien ser dispuestas en el mar, en una zona segura establecida por la autoridad marítima, en un punto a 75 millas náuticas al oeste de la costa de la Región de Los Lagos” (140 kilómetros, aproximadamente).
Vertimiento de salmones en alta mar (Foto Sernapesca)4
Vertido de mortalidad en el mar

El pasado viernes, en tanto, se realizó la primera descarga de 200 toneladas de mortalidad en el mar, en el marco de los protocolos contemplados en la resolución 12600/05/114 de la autoridad marítima, que otorgó permiso para realizar vertimientos de emergencia del pescado de cultivo, debido a la contingencia provocada por el bloom de algas en el seno de Reloncaví, y que ha significado la muerte de 24 millones de salmones.

La maniobra comenzó el jueves a medianoche con el zarpe desde Puerto Montt del wellboat Grip Superior, que arribó al punto de descarga el viernes a las 20:30 horas. “En la nave viajó una funcionaria del Sernapesca para verificar que la faena de descarga se realizara de acuerdo con el procedimiento autorizado, mientras que desde Valparaíso se monitoreaba el track de navegación vía satélite”, precisó Alicia Gallardo.

La descarga de los residuos de pescado concluyó el sábado pasadas las cuatro de la madrugada, en medio de difíciles condiciones climáticas que hicieron más compleja la maniobra, la que sin embargo se desarrolló sin contratiempos (ver foto), según lo asegurado desde el Sernapesca.

Vertimiento de salmones en alta mar (Foto Sernapesca)

Respecto de las dudas que pueda generar el vertido de estas mortalidades al mar, la subdirectora de Acuicultura de la entidad fiscalizadora recalcó que este procedimiento se enmarca dentro del denominado Protocolo de Londres, convención internacional que establece los parámetros de seguridad y sanitarios para el vertido de este tipo de elementos en el mar.

“Se trata de materia orgánica que se incorpora a la cadena trófica presente en esa zona, por lo que no revestiría impactos negativos. De todos modos, se trata de una medida de emergencia, porque lo ideal habría sido retirar toda la mortalidad del agua, ya sea reduciéndola a harina de pescado o trasladándola a vertederos en tierra. Sin embargo, el volumen de las mortalidades es tal que aunque logramos retirar más del 78% desde los centros de cultivo afectados, hay un margen que no puede ser trasladado a plantas procesadoras ni vertederos en tierra”.

Turnos de 24 horas

Por su parte, el director regional del Sernapesca Los Lagos, Eduardo Aguilera, explicó que desde el inicio de la emergencia (el 22 de febrero) la institución ha establecido turnos de 24 horas para agilizar el retiro de las 39.000 toneladas de mortalidad producidas por el bloom de algas, para lo cual se dispuso el trabajo de 125 embarcaciones, lo que permitió que más de 30.700 toneladas se recobraran antes de generar riesgos ambientales.

“Este fin de semana tuvimos seis equipos trabajando en terreno para agilizar las autorizaciones de movimiento y fiscalizando los procedimientos y manejo de mortalidad, y por esta razón le estamos exigiendo a las empresas que actúen con la misma diligencia y el sentido de urgencia que la situación requiere”, enfatizó Aguilera.

Finalmente, desde el Sernapesca adelantaron que se está estudiando que las 15 empresas afectadas por el bloom hayan reaccionado oportunamente y de acuerdo con los procedimientos establecidos en el Reglamento Ambiental para la Acuicultura (RAMA) y en sus respectivas Resoluciones de Calificación Ambiental, y en caso de detectar demoras o negligencias se oficiará a la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) para que se persigan las sanciones que corresponda.

Para más detalles lea aquí la noticia titulada SMA y bloom de algas: “Vamos a seguir monitoreando este tema durante el año”