El ministro de Bienes Nacionales, Víctor Osorio, anunció que se evaluará la posibilidad de aumentar el nivel de protección de la isla Leguas, ubicada en la comuna de Quellón (Latitud: -43.4422 / Longitud: -74.2489), para su transformación en un monumento natural o reserva nacional y así prevenir la reiteración de hechos como la matanza de pingüinos y lobos marinos.

El secretario de Estado explicó que “isla Leguas posee la categoría de Bien Nacional Protegido (BNP) junto a otros islotes que forman parte de las Islas Guapi Quilán, las que en su conjunto tienen una superficie superior a las 2.100 hectáreas”, en la Provincia de Chiloé, Región de Los Lagos. Añadió que “elevar el nivel de protección podría mejorar las condiciones para la preservación y protección de la flora y fauna de ese territorio fiscal”.

En detalle, se llama reserva nacional al área cuyos recursos naturales es necesario conservar y utilizar con especial cuidado, por la susceptibilidad de estos a sufrir degradación o por su importancia en el resguardo del bienestar de la comunidad. Tiene como objetivo la conservación y protección del recurso suelo y de aquellas especies amenazadas de flora y fauna silvestre.

El monumento natural, en tanto, es un área generalmente reducida, que se caracteriza por la presencia de especies nativas de flora y fauna o por la existencia de sitios geológicos relevantes desde el punto de vista escénico, cultural o científicos. Su objetivo es preservar el ambiente natural, cultural y escénico, y en la medida que sea compatible con ello, desarrollar actividades educativas, recreacionales o de investigación.

Mientras que los Bienes Nacionales Protegidos son territorios que el Ministerio de Bienes Nacionales reserva con la finalidad de rescatar y potenciar la gestión y la puesta en valor de ecosistemas de alto valor patrimonial, lo que se realiza a través de concesiones de uso a terceros, para que mantengan su conservación y le otorguen un desarrollo sustentable.

En esa línea, precisó el ministro Osorno, se encuentran examinando también la posibilidad de entregar en concesión este BNP a un organismo sin fines de lucro, como una universidad u organización no gubernamental (ONG), para que sirva a la investigación científica según los intereses del país.

“Estamos hablando de un sitio aislado y de difícil acceso y que además tiene las complejidades de traslado asociadas a las condiciones del tiempo”, precisó el titular de Bienes Nacionales.

Carnada

El aumento por la preocupación de isla Leguas se produjo tras un operativo a cargo de la Policía de Investigaciones (PDI), en respuesta a una acción solicitada por la Fiscalía de Quellón, donde se descubrió la evidencia de una matanza sistemática de pingüinos y lobos marinos para ser utilizados como carnada y alimento para jaibas por parte de pescadores.

El fiscal a cargo, Rodrigo Valladares, admitió que, según las normas legales vigentes, el caso solo puede ser investigado como maltrato animal y los responsables pueden eludir la prisión pagando una multa. En este contexto, propuso que las áreas en que se producen las matanzas sean declarados santuarios de la naturaleza protegidos para evitar las incursiones de los pescadores de jaibas.

De igual manera, el persecutor dijo haber recogido testimonios de tripulantes de embarcaciones pesqueras que operan en el sector, quienes reconocieron que en cada incursión matan a más de un centenar de lobos marinos y pingüinos a golpes de hachas y palos.